Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 28 octubre 2021
02:26
h

Ofensiva de Raxoi para frenar los caros alquileres turísticos

La mitad de los pisos disponibles son destinados a albergar a viajeros de paso // Se obtiene una rentabilidad mucho mayor

El Ayuntamiento de Compostela ya está trabajando en el desarrollo de una ordenanza municipal que regule el alquiler de los pisos en Santiago. Así, lo confirmó ayer el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, que acompañado de la concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón, asistió al desayuno de trabajo organizado por Agalin, la Asociación Galega de Inmobiliarias.

De este modo, el regidor señaló que en la capital gallega se está trabajando para resolver los problemas derivados de los pisos destinados al alquiler turístico. Bugallo calificó lo que está sucediendo de problema grave para la ciudad. Explicó que, para resolverlo, es preciso un marco normativo, en el que ya se está trabajando, con el objetivo de tener a finales de año un borrador de la ordenanza reguladora de pisos de alquiler.

Afirmó que también son necesarios medios para garantizar que la normativa se cumple, por lo que aguarda que en el primer semestre del año próximo pueda haber un servicio de inspección contratado a través de una asistencia técnica externa.

Por su parte, el presidente de Agalin, Carlos Debasa, confirmó la afirmación de Bugallo y ofreció un dato muy preocupante: la mitad de los pisos disponibles para alquiler en Santiago ya se estaban dedicando al turismo. Esto provoca, según Debasa, un grave problema de oferta del alquiler tradicional y un incremento de los precios.

Estas subidas están creando un problema social en Compostela, porque la gente no puede permitirse pagar lo que piden por los pisos. Además, hay que tener en cuenta, que en Compostela muchos de los que buscan una vivienda son universitarios.

SUBIDA. Los expertos hablan en Santiago de subidas de hasta el 30 por ciento en las rentas, respeto a unos años atrás. Señalan que los propietarios incrementan los precios, incluso sin realizar reformas en las viviendas que pudiesen justificar las subidas.

Desde las inmobiliarias explican que, gracias a esta nueva modalidad, los propietarios pueden lograr en solo tres meses una mayor rentabilidad que alquilando el mismo alojamiento durante los diez meses que suelen durar aproximadamente los contratos a estudiantes. Un piso turístico puede tener una tarifa de unos cincuenta euros la noche, dependiendo de su ubicación, y suele ser mucho más rentable que alquilarlo por 500 euros al mes a un estudiante. En temporada alta, el coste diario se desboca.

Los apartamentos más afectados por esta situación parecen ser los de tres o cuatro habitaciones. Algunos han pasado de costar sobre 400 o 450 euros al mes a 600 en solamente dos años. Unas subidas que muchos estudiantes no pueden asumir.

Esta cuestión no solo afecta a las inmobiliarias y a las personas que viven de alquiler, también está suponiendo un problema para los establecimientos hosteleros convencionales.

santiago@elcorreogallego.es

www. elcorreogallego.es

Xosé. S. Bugallo

Alcalde de Santiago

"Lo que está ocurriendo se está convirtiendo en un problema grave para la ciudad, hace falta una norma"

Carlos Debasa

presidente de agalin

"Hay una fuerte escasez de oferta tradicional y un incremento de los precios", que suele rondar el 30 %

24 sep 2019 / 22:42
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito