Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 01 octubre 2022
22:42
h

Pablo Galdo: profesor más joven al piano de la academia Chopin

El ferrolano impartirá clases magistrales desde hoy en el reputado centro de Varsovia

Natural de Varsovia, polaco de corazón y, gracias a su música, ciudadano del mundo. Así versaba el poeta Cyprian Kamil Norwid a su compatriota Fryderyk Chopin. En la capital ametrallada durante la II Guerra Mundial, doce bancos en forma de piano tocan las mazurcas y nocturnos del romántico pianista. Y sus pasos persigue el ferrolano Pablo Galdo, convertido en el profesor más joven de piano en la famosa Academia Fryderyk Chopin. El pianista gallego más internacional ya se encuentra en estos momentos ofreciendo clases magistrales en este centro, rebajando en 20 años la edad media de los anteriores docentes.

Educado musicalmente en Vigo, Salzburgo, Budapest y Moscú, ya triunfó en febrero como el primer español que se fue de gira al teclado por Kuwait y los Emiratos Árabes. Ahora permanecerá hasta el viernes dando clases en la Academia Chopin, conocida actualmente como Universidad de Música Fryderyk Chopin y una de las más grandes de Europa. El domingo ofrecerá un concierto en el mismo recinto y el lunes en Cracovia. Como indica este joven de 32 años, "era uno de los pocos países de la antigua Europa del Este en los que aún no había actuado, estoy muy ilusionado, por el departamento de piano de esta academia han pasado los mejores profesionales del mundo". Pablo empezó a tocar a los 8 años y a pesar de su juventud goza de una larga experiencia profesional: "Todavía me falta mucho recorrido, pero para mi edad ya tengo cierta veteranía". Nunca la Academia Fryderyk Chopin contó con un profesor tan joven al piano, "ya que hasta ahora los docentes no bajaban de los 40 años". Con semejante carrerón, admite que "la mayoría de mis ilusiones se están cumpliendo: creo en el trabajo constante sin prisa pero sin pausa, creo en la verdad de la música, en tener sueños e ideales".

Ante el auditorio de Varsovia y Cracovia, interpretará piezas de Bach, Rachmaninov y Liszt. Tampoco faltará un poco de música española. En el futuro, le espera Patagonia. El éxito de Pablo llega incluso hasta las redes sociales, con vídeos colgados de sus actuaciones. Y 650 fans en Facebook que siguen cada uno de sus conciertos por todo el mundo: "Pero no soy Michael Jackson, tan sólo soy un pianista clásico".

phermida@elcorreogallego.es

23 mar 2011 / 00:24
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito