Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 02 junio 2020
02:07
h
LOS PASOS CONTADOS

Partidos clásicos con líderes hundidos

    EN Alemania los votantes, según las encuestas, renuevan ahora su confianza en los hasta hace poco denostados partidos tradicionales. En tiempos de incertidumbre y decisiones existen-ciales, los alemanes recelan de los experimentos, y conforman su confianza en los dos partidos de la gran coalición de Gobierno, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y los socialdemócratas (SPD) que experimentan una fuerte subida en intención de voto.

    En España sucede también algo parecido a tenor de la última encuesta del CIS, que apunta a una fuerte bajada de Unidas Podemos y Vox, y la práctica desaparición de Ciudadanos.

    Angela Merkel, está haciendo un buen trabajo. Merkel sigue siendo, tras 14 años al frente del Gobierno, la política más valorada por sus compatriotas. Sin embargo, en nuestro país no sucede lo propio con relación a Pedro Sánchez, al que gran parte de los españoles responsabilizan de no haber tomado a tiempo medidas preventivas contra el covid-19, y tampoco es mejor la opinión sobre el líder de la oposición, del Partido Popular.

    ¿Se consolidan PSOE y PP al mismo tiempo que se hunden Sánchez y Casado? Todo partido político es una organización, es decir, un conjunto de actividades formalmente regladas y orientadas a un fin: el poder. Desde Maurice Duverger los partidos se distinguían en partidos de cuadros y partidos de masas. Los primeros son organizaciones escasamente profesionalizadas y ligadas a personalidades de la vida económica o jurídica.

    El partido de masas es el opuesto y su origen está en los movimientos obreros de finales del siglo XIX, cuando se fundó el PSOE, y su crecimien- to corrió parejo con la extensión del sufragio universal. En esta clásica distinción se ubicaban los partidos antisistema que no aceptan la legiti-midad del régimen político que incluso intentan socavar.

    En nuestro país, el surgimiento de Podemos y Ciudadanos estuvo principalmente vinculado con los casos de corrupción en los dos partidos clásicos y en el deseo de encontrar nuevas formas y maneras de hacer política. Una vez constatado por los electores el fracaso de aquellas bue- nas intenciones, se vuelve ahora la mirada y la intención de voto hacia los dos grande partidos clásicos de nuestro sistema político.

    Lo llamativo es que nos encontramos así con la consolidación del PP y del PSOE que, sin embargo, tienen hundidos a sus actuales líderes ante los mismos electores. Parece, entones, que se presentaría clara la salida en los dos partidos clásicos de España.

    Doctor en Derecho

    30 mar 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito