Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 01 diciembre 2020
16:12
h
alerta

La ría de Ferrol se queda sin agua potable por la alta presencia de un componente químico

Elevados índices de trihalometanos en el suministro, originados en la cloración contra un exceso de materia orgánica, impiden la ingesta de agua del grifo // Unidades militares se preparan para atender a la población // Los ciudadanos no pueden cocinar con la traída, pero sí ducharse o lavar la ropa // La advertencia durará dos o tres días

Los vecinos de la ría de Ferrol ya hacen cola en los supermercados para llevarse carros con docenas de botellas de agua mineral. La situación obedece a la alerta emitida por la Xefatura Territorial de Sanidade a los alcaldes de la zona. El agua del suministro, que parte del embalse de As Forcadas, contiene unos índices de trihalometanos (un componente químico) por encima de lo permitido por las autoridades sanitarias. Ferrol, Narón, Fene, Ares y Mugardos se quedan así sin agua potable en la traída, durante dos o tres días. El agua del grifo no puede beberse ni utilizarse para cocinar, pero sí puede emplearse en duchas o limpieza. Según análisis efectuados los días 6 y 13 de julio, se encontraron índices de 180 microgramos de trihalometanos por litro de agua cuando el límite permitido se encuentra en 100 microgramos. A pesar de la alerta sanitaria, el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, ya ha enviado "unha mensaxe de calma á poboación porque non hai un risco claro para o consumo, só se trata de seguir as recomendacións da lexislación".

La presencia de trihalometanos es un subproducto de la cloración, que se aplica para la desinfección del agua y para luchar contra un exceso de materia orgánica (muy común en estas épocas de calor y aumentado por las intensas lluvias del verano). Como indicaron los alcaldes de los municipios afectados, "as empresas Emafesa e Cosma xa traballan para normalizar a situación, e nalgúns sitios xa acadaron reducir os índices a 101 microgramos de trihalometanos por litro". Jorge Suárez insiste en que "isto ten solución a moi curto prazo, pero xa están preparados os servizos da Xunta e mesmo as unidades militares para abastecer á poboación". Y recuerda que "os trihalometanos só afectan á saúde en inxestas moi abundantes e décadas despois, non hai un efecto inmediato a curto prazo e só temos que cumprir a lexislación sanitaria". El agua no puede consumirse durante estos dos o tres días, ni siquiera tras ser hervida.

El alcalde de Ferrol indica que ya hubo un caso similar hace cinco años, pero por aquel entonces la legislación era menos restrictiva y los índices de trihalometanos permitidos eran más elevados. Los cinco alcaldes de los municipios afectados se encuentran en contacto permanente con la Delegación del Gobierno. Han emitido bandos municipales. Y en algunos municipios, como Ares y Mugardos, coches con megafonía municipal informan a los vecinos.

16 jul 2015 / 15:02
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito