Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
13:47
h
patrocinio morrondo, Bióloga y veterinaria, nueva asesora del Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación

"El riesgo de infección por garrapatas es del 100 % al tercer día de la picadura"

    Recientemente ha sido elegida como nueva asesora del Consejo de Política Científica, Tecnológica y e Innovación para el Gobierno de España, ¿cuál será su labor?

    Los miembros del Comité Asesor de Infraestructuras Singulares pertenecemos a un Grupo de Trabajo de la Comisión Ejecutiva del Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación, del Ministerio de Ciencia e Innovación. Nuestra misión es comprobar que los centros que tienen Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares cumplen los diversos ítems recogidos en su Plan Estratégico. En mi caso, los relacionados con Sanidad y Producción Animal.

    Una de sus líneas de investigación es sobre los enteropatógenos que afectan a los rumiantes en Galicia. ¿En qué consisten estas infecciones?

    En estas infecciones intervienen parásitos, fundamentalmente protozoos, que, junto con diversos géneros de bacterias y virus, son los principales enteropatógenos que afectan a los rumiantes domésticos (terneros, corderos y cabritos) y silvestres (cérvidos).

    ¿Cuáles fueron las principales conclusiones del estudio?

    Entre los principales resultados de estas investigaciones destacan la identificación de virus que se consideran emergentes, concretamente Norovirus (virus responsable de más del 50% de los brotes de gastroenteritis por intoxicación alimentaria, contraido por el consumo de alimentos contaminados) y Nebovirus (virus asociado a enfermedades como la hepatitis necrotizante, que conduce a hemorragias), que hasta nuestros estudios no se habían descrito en rumiantes en nuestro país.

    Además, el protozoo Cryptosporidium se asociaba con diarreas neonatales. Sin embargo, nosotros hemos comprobado que rumiantes de diversas edades eliminaban ooquistes de este parásito, lo que tiene un considerable interés epidemiológico, ya que los animales sin diarrea actuarían como reservorios (hospedando a largo plazo o crónicamente al parásito), contribuyendo a contaminar el medio e incrementando el riesgo de infección de los rumiantes neonatos que son más propensos a episodios de diarreas neonatales. En los recién nacidos los procesos diarreicos suelen tener consecuencias fatales y provocan importantes pérdidas económicas en las explotaciones.

    También colaboró con investigadores de Kenia para estudiar los parásitos que afectan a los rinocerontes y elefantes. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿En qué consistía la tarea?

    El objeto de esa estancia fue comprobar cómo las personas que trabajan en los Kenya Wildlife Services obtienen las diferentes muestras (sangre, heces, ectoparásitos, etc.) de estos animales, para su posterior análisis en el laboratorio. Fue una experiencia inolvidable, especialmente, cuando desde un helicóptero hacen la selección de los animales que tienen que anestesiar y ver cómo realizan la posterior toma de muestras en menos de media hora, ya que deben “despertar” lo antes posible a estos grandes mamíferos para que no tengan ninguna secuela posterior. Hemos avanzado bastante en la identificación de los principales parásitos que afectan a los elefantes, y se han publicado diversos artículos científicos sobre el tema.

    Dirigió dos tesis doctorales que concluían que la transmisión de enfermedades a humanos debido a picaduras de garrapata es más elevada en Galicia en la provincia de Lugo. ¿Por qué?

    En estas tesis hemos constatado que, debido a las condiciones climatológicas y a la vegetación de bosques caducifolios que hay en Galicia, abundan diversas especies de garrapatas en el medio, siendo la más frecuente Ixodes ricinus. En esta especie de garrapata, mediante diversas técnicas de biología molecular, se identificaron seis especies/genoespecies de Borrelia burgdorferi sensu lato, que pueden ocasionar la enfermedad de Lyme (que en seres humanos provoca fiebre, dolor de cabeza, dolores corporales, rigidez de cuello y cansancio).

    ¿Esta enfermedad causada por garrapatas es muy frecuente?

    Se constató que esta infección se está incrementando en las personas en las últimas décadas, especialmente en las que habitan en el medio rural y en la zona de la montaña lucense, que es donde se dan las condiciones más adecuadas para que se desarrolle el ciclo biológico de las garrapatas. Así mismo, en esta especie de garrapata se detectaron bajas prevalencias de otra bacteria (Rickettsia, que provoca fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, sangrados leves de encías y erupción cutánea) y de dos especies de un protozoo parásito (Babesia, que también provoca fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolores articulares, fatiga por anemia hemolítica y agrandamiento del hígado y del bazo). Todas son potencialmente patógenas para las personas.

    ¿Qué deben hacer las personas para evitar que les pique una garrapata y, en su caso, cómo se debe actuar?

    Se debe salir al campo con ropa clara y que cubra prácticamente todo el cuerpo. Además, se recomienda utilizar repelente de ácaros. En zonas en las que abunden las garrapatas, las personas deben revisarse cada dos o tres horas y, en casa, hacer una inspección cuidadosa de la ropa, piel y cuero cabelludo, por si ha quedado adherida alguna garrapata. En este caso, hay que retirarla lo antes posible, porque el riesgo de infección se incrementa de forma proporcional al tiempo de alimentación de la garrapata, siendo este del 100% al tercer día. Para retirar las garrapatas el método más adecuado es agarrar con una pinza lo que se conoce vulgarmente como cabeza, y asegurarnos de que se ha extraído correctamente. Si observamos que la garrapata ya se ha alimentado y su tamaño permite verla se debe acudir lo antes posible al médico.

    ¿Cuáles son las señales para identificar una posible picadura?

    Normalmente, tras 24 o 48 horas, alrededor de la picadura se produce enrojecimiento e inflamación. No obstante, debido a que las garrapatas antes de alimentarse son de pequeño tamaño, de milímetros, especialmente las larvas y las ninfas, y a que su picadura es indolora, es fácil que no nos demos cuenta que nos han picado. Una vez que se ha alimentado, o durante el proceso, la garrapata aumenta de tamaño debido a que la sangre que ha ingerido es fácil de ver y de extraer correctamente, asegurándonos que se ha extraído la cabeza.

    El corzo es un animal que ha perdido presencia en los montes gallegos. ¿Cuál es la enfermedad que lleva a su disminución?

    En los últimos 15 años las poblaciones de corzos han disminuido considerablemente debido, principalmente, a la infestación por larvas de moscas de Cephenemyia, que se localizan en las vías respiratorias altas y en las fosas nasales. Por eso se les conoce vulgarmente como el “gusano de las narices”. Además, tienen elevadas intensidades de infección por otros parásitos (Sarcocystis) que se localizan en órganos vitales como el corazón. Para disminuir estas infecciones, es muy importante que los cazadores recojan en sacos las vísceras y, en especial, las cabezas de los corzos en los que vean larvas de Cephenemyia y después las destruyan.

    ¿Cuál fue el mejor consejo que ha recibido a lo largo de su vida? ¿De quién?

    Mi padre me inculcó que, con trabajo, esfuerzo y constancia podría conseguir las metas profesionales que me propusiera; y mi madre me dijo que siempre tratara a los demás con el respeto y cariño con el que me gustaría que ellos me tratasen a mí.

    29 ene 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito