Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 11 abril 2021
01:28
h
{ EL DÍA DESPUÉS }

Superioridad

    Hay días en los que comentar lo visto en un partido no gusta. Hoy es uno de ellos, siempre partiendo de la premisa de que el Valencia Basquet por presupuesto, plantilla y resultados, es muy superior al Obradoiro. Así lo indica la tabla, los valencianos están segundos en la liga, y además tienen todas las papeletas para terminar en ese lugar antes del play off.
    Dicho esto, que es una verdad ineludible baloncestísticamente hablando, le toca el turno en el análisis al Obra, que siempre se ha caracterizado por luchar y competir hasta el final, y que en este encuentro se jugaba la primera de las diez finales que le restaban para terminar la temporada. Comenzó con un primer cuarto regular en defensa y desacertado en ataque, pero en el segundo se entonó y llegó al descanso con un resultado a priori prometedor sobre todo por la reacción de los minutos finales.
    Al comienzo del tercer cuarto la maquinaria defensiva del Valencia hizo lo suyo y poco a poco el Obra se fue diluyendo por su cada vez más floja defensa y su falta de acierto en ataque. Incluso no fue capaz de anotar en un par de situaciones de contraataque con superioridad numérica. El dominio del rebote tuvo siempre color visitante, que como dijo Caloiaro, es algo que no se puede permitir ante un gran equipo, y los bases locales, Pozas y McGrath, fueron incapaces de defender a Diop y a Vives y tampoco tuvieron la capacidad y lucidez necesarias para superarlos en ataque.
    La entrada de Cárdenas y la lucha de Benzius, el mejor, valoró 14 en 14 minutos, maquillaron el resultado que quedó en 79-91. Anotar 79 puntos ante el Valencia no está mal, pero recibir 91 puntos es un mero indicador de la falta de intensidad defensiva y contundencia reboteadora, a los que se puede unir el perder balones en errores no forzados. No era una victoria que entrase en el guion pero la premura de la situación clasificatoria hace que sea necesario intentar como sea y ante el rival que nos toque la octava victoria, tal y como la ha conseguido el Manresa ante el Joventut, auténtico jarro de agua helada.
    Por cierto, los manresanos con la adaptación de Foster y el gran fichaje de Auda, son otro equipo. El Obra tiene a varios jugadores clave anímicamente tocados y hay otros que están aportando muy poco. Es necesario recuperar ya a unos y a otros porque el calendario es muy difícil, y aunque Guipúzcoa y Estudiantes no han ganado, una grata noticia, debemos de intentar depender de nosotros mismos, que traducido al argot del basket, consiste en ganar dos o tres partidos.
    El primero puede ser el próximo sábado ante el Herbalife, que tiene mañana una semifinal de la Eurocup muy difícil en Estambul ante el Galatasaray, y puede llegar el sábado a Sar sin la preparación idónea, pero para ello el Obra tiene que hacer muy bien sus propios deberes en defensa, no dejar que contraataquen con facilidad y al menos igualarles en el rebote. A partir de ahí….

    28 mar 2016 / 22:43
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito