Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 septiembre 2021
11:13
h
{ EL DÍA DESPUÉS }

Tercera

    Tres victorias consecutivas suponen un bagaje de oro en este tramo de la liga. El Blusens Monbus está en tierra de ACB con 7 triunfos y tres equipos por debajo. No me valen las disculpas de las ausencias de tres jugadores alicantinos considerados importantes, ya que los tres son exteriores y Llompart, el mejor del Lucentum y del partido, estuvo muy bien apoyado por Dewar, acertadísimo en los triples, por Stojic y por Rautins. Tampoco me vale si fue o no falta la última acción. Fue una jugada maestra en la pizarra y en la ejecución, y si se pitó falta es lo que cuenta. ¿Cuántas se han pitado erróneamente en Sar?

    La victoria del Obra fue justísima, merecida porque siempre llevó el mando del partido y solo tuvo como pero colectivo el tercer cuarto, malo de solemnidad en ataque que pudo maquillar en los dos minutos finales porque atrás siempre estuvo sólido, sin bajar los brazos, reboteando muy bien y así pudo permitirse errores en forma de inocentes balones perdidos, pasos innecesarios que empiezan a ser más que reiterativos, o tonterías inexplicables en triples tirados por quien debería de dedicarse a otros menesteres como son rebotear y defender. Incluso se pudo permitir la falta de puntería en tiros muy claros.

    No siempre se puede jugar bien, el acertar con asiduidad sólo está al alcance de muy pocos, y estos partidos rudos, feos y difíciles sólo se pueden ganar con la receta que aplicaron los nuestros, seriedad atrás, todos al rebote, y mucho trabajo unido a una muy buena concentración en las posiciones defensivas. Además el mejor hombre en las últimas jornadas y clave en el aspecto reboteador e intimidador, Stefhane Lasme, estuvo en este partido, simplemente, de vacaciones. El ganar a pesar de este hándicap enaltece más el trabajo de equipo, oscuro, pero con un mérito extraordinario. Llega esta tercera victoria consecutiva ante la inmediata visita del Real Madrid, en un gran pico de forma, ganador de la Copa del Rey, pero que no va a poder venir a jugar a la caldera del Sar con un ápice de relajación. Como no jueguen un gran partido las van a pasar canutas y seguro que el domingo la afición y el equipo van a hacer un gran esfuerzo para que se produzca la cuarta consecutiva. Cuando un equipo es capaz de ganar sin estar brillante en una cancha como la de Alicante que en la Liga ha sido casi inexpugnable, le da a su a afición un plus de optimismo y de ilusión que seguro va a transmutar, una vez más, convirtiendo Sar en un alto horno, aunque esta vez, el carbón a quemar sea blanco.

    27 feb 2012 / 22:53
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito