Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 enero 2021
02:25
h

“Tocar en una orquesta es lo más bonito del mundo”

Ingresó en la Real Filharmonía con la idea de ahorrar y volver a Budapest, pero Santiago logró atraparla

Ildikó Oltai (Budapest, 1971) estudió violín y dirección de coro en la Academia Franz Liszt de su ciudad natal. Al acabar ambas carreras, ingresó en la RFG con la idea de trabajar unos años para ahorrar y volver a casa. Pero Santiago, su orquesta y su gente la atraparon para siempre.

¿Qué sabía de Galicia y su capital antes de venir?

Prácticamente nada. Sólo lo que explicaba el folleto promocional de las pruebas para la orquesta. Pero seguí un impulso de juventud y, una vez aquí, viví lo que yo llamo un proceso de integración total. A los dos años me casé con un gallego y poco después llegó nuestro hijo, que ahora tiene 15 años. Toca el piano, aunque su pasión es el waterpolo, que es un deporte muy popular en Hungría, y en el que mi padre destacaba hasta que un accidente le privó de ser profesional.

Respecto a su propia experiencia, ¿cómo nació su vocación?
Empecé en una escuela donde la música era obligatoria, con una importante tradición coral y una clara impronta del método Kodály. Todos sin excepción sabíamos leer partituras y había orquestas para cada nivel, con dos ensayos de tres horas por semana. Eso significa que para mí tocar en orquesta es lo más natural y divertido del mundo. Es más, de los veintitrés compañeros de mi clase, en la que estábamos los que consideraban más aptos para la música, cuatro somos actualmente profesionales de orquesta: una arpista, un trompista, un chelista y yo.
Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

18 abr 2017 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito