Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 10 agosto 2022
21:48
h

Vecinos de Argozón denuncian el elevado ruido en el parque eólico

    Los parques eólicos, por diferentes motivos, no dejan de estar en el punto de mira noticiable. Los vecinos de San Vicente de Argozón, en el municipio lucense de Chantada, se quejan del elevado ruido que se registra en esta parroquia, producido por los gigantescos aerogenerados del parque eólico de Faro-Farelo.

    El presidente de la comunidad de montes, José Antonio Diéguez, portavoz de los vecinos, señaló que van a denunciar ante la Consellería de Medio Ambiente esta situación, por considerar que la contaminación acústica que sufren sobrepasa los límites establecidos. Diéguez subrayó las molestias que les produce, sobre todo por la noche, el ruido de los molinos eólicos. "Se trata de un zum, zum, zum... constante que se mete en la cabeza y se hace más intenso cuando sopla el viento del suroeste, dirección en la que se encuentra el pueblo de Argozón. Aquí no es fácil dormir muchas noches", aseguró.

    Añadió que no descartan que el ruido de los generadores se deba, en parte, a los problemas registrados en su día en las bases en que se asientan, muchas de las cuales tuvieron que ser modificadas por deficiencias en su estructura.

    La comunidad de montes de Argozón ya mantiene un contencioso, pendiente de resolución, contra la instalación del parque Faro-Farelo, promovido por la empresa Enerfín, por supuestas irregularidades en la concesión, debido a que está localizado en una zona incluida en la Red Natura, según recordó José Antonio Diéguez.

    El portavoz de los comuneros indicó también que en la última junta de la comunidad de montes se acordó retomar las denuncias presentadas ante Patrimonio por supuesta expoliación de yacimientos arqueológicos y el impacto del parque en un área amparada por la Red Natura.

    El posicionamiento de los comuneros de Argozón es rotundo en cuanto a sus reclamaciones. Según señaló el portavoz, lo que pretenden es que se lleven los molinos de viento, que desmonten el parque, por los perjuicios que están causando a la población.

    Diéguez puso de relieve que los aerogeneradores tienen una vida media de una veintena de años, pero esperan que desaparezcan antes de ese plazo.

    Los comuneros, según el acuerdo alcanzado en la última reunión, están decididos a llevar adelante una nueva ofensiva contra esta instalación, puesto que confían en que este año se resuelva el contecioso que tienen interpuesto.

    17 may 2006 / 23:16
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito