Vida Social

La ría de Muros-Noia permitió ver toda su belleza al desnudo

Porto do Son, Noia, Outes, Muros y Carnota dejaron sus encantos y sus mejores rincones al descubierto

  • 10 may 2020 / 19:54
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego

Nadie se imaginaba que las dificultades asociadas a la pandemia del coronavirus traerían bajo el brazo alguna que otra sorpresa como la de comprobar la belleza de las calles al desnudo. No son ajenas a esta situación las localidades bañadas por las aguas de la ría de Muros-Noia. Son sobre todo los núcleos históricos de estos dos municipios los que sobresalen ayudados por la majestuosidad de la piedra que construye sus edificios. En una estampa inusual da la impresión de que la timidez de las plazas y calles más emblemáticas tanto de Noia y Muros como de Porto do Son, Portosín, A Serra de Outes, O Freixo, Esteiro, Louro o Carnota entablan una conversación con el silencio que domina su pavimento. Es como si la conjunción de ambos, esa soledad del vacío y esas casas enfrentadas sin nada en medio, ayudara a que la belleza de estos municipios se viera todavía más acentuada gracias a esa visión al natural, sin aditivos, al descubierto, al desnudo, de unos lugares desconocidos para muchos pero que pueden competir con los más bonitos ya no solo de Galicia sino de lugares mucho más lejanos. El empedrado de Noia aderezado por sus iglesias y plazas con algún que otro cruceiro compagina a la perfección con los soportales, las fuentes o las escalinatas que inundan Muros. Y todo ello con la cercanía de un océano que no hace más que añadir atractivos a un siempre acogedor Porto do Son, un apetitoso Outes o una salvaje Carnota. Y todos estos municipios envueltos en esa soledad que le da el confinamiento se vuelven, si cabe, todavía mucho más atractivos.

Tema marcado como favorito