Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 21 junio 2021
02:37
h
PESCA. Ante la pésima campaña, por escasez de recurso, el sector acordó duplicar el paro de la pesquería // Traerán las nasas a puerto el 30 de abril y no volverán al mar hasta el 5 de julio // En marzo repuntaron algo las capturas TEXTO J. M. Ramos

Dos meses sin el pulpo gallego en el plato al ampliarse la veda

El pulpo gallego dejará de estar presente en las lonjas y, por tanto, en el plato, a partir del viernes día 30 de abril, cuando comenzará un nuevo periodo de veda, que este año se prolongará algo más de dos meses, hasta el 5 de julio. Un paro de la pesquería que se duplica debido a los pésimos resultados de la última campaña, en la que las capturas de esta especie cayeron más del 50% respecto a la de 2020.

El plan de gestión de esta especie fue acordado por el sector y la Administración autonómica, con el objetivo de intentar recuperar las capturas en la próxima campaña. Desde la Xunta se muestran optimistas al respecto. Así, la directora xeral de Pesca, Mercedes Rodríguez, explicó la pasada semana en el Parlamento que los datos obtenidos en los últimos meses apuntan a una mejoría de la situación del pulpo en aguas gallegas. “Os datos de capturas mostran unha tendencia ascendente e o índice de recrutamento -de xuvenís- acada niveis altos en relación coa serie histórica, que se remonta a 2005”, afirmou.

Dicha mejoría se hizo patente sobre todo a partir del mes de marzo. Los datos, explicó, “superan os obtidos no mesmo mes do ano pasado e tamén no de marzo de 2017, unha campaña que foi histórica”. En cuanto al índice de reclutamiento señaló que los registros dicen que este año se duplicó en relación a 2020 y está también por encima de la media de la serie histórica. Rodríguez recordó asimismo que la evolución de esta especie “adoita ser cíclica e depende en boa medida de distintos factores, ademais da actividade pesqueira, como son os medioambientais e os climatolóxicos”.

Fruto de los datos obtenidos este año y de las aportaciones realizadas por el sector naseiro, la Comisión do Polbo acordó ampliar la veda “para protexer os xuvenís da especie”, añadió. Esto supone que entre los meses de mayo y junio no se podrá extraer ni comercializar pulpo de las aguas gallegas. La intención de la administración autonómica es seguir trabajando en unión con los profesionales del mar “para mellorar a situación da especie e avanzar na súa xestión, ao tempo que vai continuar o control das súas capturas para evitar irregularidades”.

A este respecto, la directora xeral recordó que el Servizo de Gardacostas de Galicia realizó en esta última campaña más de 400 inspecciones hasta mediados de marzo, fruto de las cuales decomisaron más de 1.000 kilos de pulpo e incautaron cerca de 11.000 nasas.

MÁS DE 8 EUROS POR QUILO. Las escasas capturas de la última temporada se vieron compensadas, en parte, por una buena cotización del pulpo en las lonjas, situándose, de media, por encima de los ocho euros el kilo. Desde el pasado 1 de julio de 2020 hasta el pasado día 24 de abril, las rulas situadas en el litoral comprendido entre Caión (A Laracha) y Rianxo subastaron algo más de 433.000 kilos de esta especie, lo que se tradujo en unos ingresos totales de más de 3,6 millones de euros, según datos de Pesca de Galicia.

Unas cifras que están todavía muy lejos del casi un millón de kilos desembarcados en la campaña 2019-2020, y los más de 6,8 millones de euros que facturaron las lonjas de esta franja atlántica.

El protagonista
“O ideal sería parar
medio ano”
Image
Pedro Pérez
Patrón mayor de Malpica

El patrón mayor de la cofradía de Malpica , Pedro Pérez, considera que lo ideal para tratar de recuperar el pulpo sería realizar un paro biológico subvencionado de “medio ano”.

Asegura que el sector es consciente de la necesidad de dar un respiro a esta especie, y por ello el debate de la veda de este año se centró entre quienes eran partidarios de prolongarlo hasta tres meses y quienes, de forma mayoritaria, optaron por dos. “O problema está en que os mariñeiros non teñen unha alternativa, xa que para outras pesquerías hai moi poucas cotas e o sector ten que sobrevivir nese tempo”, añade.

Cree que la solución al problema que se plantea cada año pasa por “eliminar os topes de capturas e as cotas para as embarcacións de artes menores”. De esta forma, añade, durante el tiempo que dure la veda del pulpo “poderían cambiar a outras artes, pero hoxe é casi inviable, pois se cambian para as betas hai pouca pescadilla, se o fan para os miños teñen un tope semanal de 150 quilos de raia, e no caso do palangrillo a captura da xarda está pechada”.

Por ello, Pérez entiende que “sen cotas a frota adaptaríase moito mellor, pois conxugando a pesca de xardas, lubinas, lenguados, rodaballos e raias poderían vivir perfectamente nos meses nos que non se pode pescar polbo”. La demanda del sector viene de lejos, pero no ven muchas opciones de que vaya a ser atendida.

{ Pasaba por aquí }
Definir bien las causas
Manuel Lavandeira

La evolución de la pesquería del pulpo requiere de un estudio y un análisis en profundidad, pues más allá de la comparación de cifras de capturas, habría que determinar las verdaderas causas de la escasez de esta especie que, aunque en años puntuales pueda haber experimentado un repunte, la serie histórica refleja una tendencia a la baja. En el sector tampoco hay unanimidad sobre los motivos pero, al margen de factores ambientales y climatológicos, reconocen que puede haber una sobreexplotación del recurso. Una parte de los profesionales achacan la misma a los efectos de otras artes, como el arrastre. Ampliar la veda puede ser, no obstante, un primer paso para afrontar nuevas medidas de cara al futuro.

27 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Mar
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.