Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
09:35
h

Cuando la solidaridad no entiende de pandemias

    Vivimos tiempos muy complicados y con un futuro incierto, una situación que se agrava si se tienen problemas graves de salud. Este es el caso de aquellas personas que están esperando un transplante y que han visto como la crisis del coronavirus está afectando al número de donaciones que se realizaron el año pasado en Galicia y también a nivel nacional. Aun así, el descenso en la comunidad gallega es menor que en todo el país, lo que demuestra que los gallegos y compostelanos siguen pensando en lo que pueden hacer por los demás cuando se enfrentan a la pérdida de un familiar.

    No es fácil tomar una decisión de este tipo, pero cuando uno decide hacerse donante o cuando la familia decide ceder los órganos de un ser querido lo hacen porque saben que darán una oportunidad no sólo a una persona, sino a muchas más. De alguna manera su padre, hermana o amigo seguirá viviendo en todas aquellas personas que lleven sus órganos.

    De hecho, en Santiago 69 enfermos salvaron su vida gracias a las 24 donaciones que se realizaron en el último año. Sesenta y nueve personas que pudieron seguir luchando por hacer realidad sus sueños y disfrutar de una vida medianamente normal. Y es que a pesar del covid-19, la vida continúa para todos y son muchos los que siguen necesitando trasplantes.

    Realmente los datos de este año no son un reflejo fiel de la generosidad de los compostelanos, puesto que seguramente muchas donaciones se han visto afectadas por la situación general, y además no se recomienda donar órganos de aquellos que fallecieron a consecuencia del covid. Además, el colapso que se produjo en algunos hospitales obligó a reducir el número de trasplantes, realizándose solo los más urgentes.

    BEATRIZ CASTRO / Periodista

    19 oct 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito