Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 07 julio 2022
02:03
h

Curar para evitar marcas o secuelas

    más profesionales En el segundo año de la covid-19, cuando las vacunas llegaron para quedarse como solución a una pandemia que tantas vidas se llevó, hubo un aumento generalizado en el número de médicos y enfermeros a nivel estatal (un 2,8 y un 1,8 por ciento respectivamente) si bien ese impulso a duras penas se notó en Galicia, tercera comunidad donde menos creció la cantidad de médicos (un 2,2%) y primera en la que más descendió la de enfermeros (un -2,3%). Con estos datos por delante, publicados este miércoles en la Estadística de Profesionales Sanitarios colegiados del Instituto Nacional de Estadística (INE), no es de extrañar que las protestas estén a la orden del día y tanto profesionales como pacientes se quejen de la actual sobrecarga que padece el sistema de salud autonómico: mucho menos accesible y más lento que antes, según su parecer. Ayer le tocó el turno a SOS Sanidade Pública, que entre otros colectivos llevó una iniciativa al Parlamento gallego para mejorar la asistencia en los servicios de Atención Primaria, donde además de la demora predominan las consultas telemáticas y telefónicas frente al clásico modelo presencial. A falta de que el colapso se engrandezca, cual “enorme tapón” que impida la correcta cobertura, es preciso tomar medidas que lejos de ser parches temporales se conviertan en intervenciones certeras. Para que la herida abierta sea curada y cicatrice sin dejar marcas ni secuelas.

    23 jun 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito