Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 septiembre 2021
02:49
h

Curso crucial en O Hórreo

    NO ES INFRECUENTE ESCUCHAR que las cámaras de representación popular, allí donde se sientan sus señorías, hablan de todo menos de lo que tienen que hablar, o que el debate de los problemas que siente la calle llegan al hemiciclo tarde, mal y arrastro, en un desfase temporal que no ayuda a buscar soluciones cuando más falta hace. Los diputados autonómicos vuelven hoy al Pazo do Hórreo para celebrar el primer Pleno del nuevo periodo de sesiones. Y lo cierto es en el orden del día sí están los temas que en estos momentos más inquietan, algunos al menos, a los gallegos. Tras el parón estival, sus señorías se meterán en faena con la factura eléctrica. Lo harán a través de una proposición de ley del BNG para “garantizar que o papel de Galicia como produtora de enerxía eléctrica reverta no seu desenvolvemento social económico”. El eterno debate sobre la factura eléctrica gallega al que seguirá otro sobre el inicio del curso no universitario y los recortes en la enseñanza que denuncia la oposición. No se prevé que ni uno ni otro generen consenso entre el Gobierno, el grupo que lo apoya, y la oposición. Tampoco es probable que en el turno de preguntas al presidente, Feijóo reciba los halagos de socialistas y nacionalistas por la gestión veraniega de su equipo de gobierno o por cómo está funcionando la atención primaria, que son los dos temas por los que le preguntarán a él directamente. Puede, sí, que exista algún tipo de acuerdo en temas de menor calado político. O incluso, si hay voluntad, sea posible que el PP reciba algún apoyo a su iniciativa sobre lo que debe hacer Sánchez para abaratar el precio de la luz. Pero da la impresión de que el Pleno del Parlamento gallego, como los de las Cortes generales, se han convertido, sobre todo, en la caja de resonancia que utilizan los partidos políticos para ‘colocarnos’ su mensaje, lo cual no está mal si por encima de eso sus señorías son capaces de priorizar la búsqueda del acuerdo o de puntos en común que ayuden a que tengamos una sociedad mejor y, al fin, que todos conciliemos el sueño más fácilmente. La rebaja de los peajes de la AP-9 o la tramitación en el Congreso del traspaso de competencias de la autopista son buenos ejemplos recientes de que la unión, también en política, hace la fuerza. Por eso lo que deseamos es que el curso político arranque en Galicia con espíritu de consenso, y que el griterío de oídos sordos que domina en el escenario de la política española, enfangado por la polarización, no acabe contaminando el debate en el hemiciclo de O Hórreo en un curso que va a ser crucial. Que no falte voluntad.

    14 sep 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito