Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 septiembre 2020
02:55
h

La buena salud de Inditex

    en un contexto de malísimas noticias asociadas al avance de la pandemia –los más de treinta mil muertos y seiscientos mil contagiados ponen a España en el ojo del huracán–, los resultados que ayer hizo públicos Inditex brillan con una luz especial. La multinacional creada por Amancio Ortega y gobernada por Pablo Isla esquiva los zarpazos de la crisis del covid y vuelve a la senda de los beneficios, con 214 millones entre mayo y julio. La Bolsa premió con antelación el balance del líder textil planetario –las acciones del grupo subieron el martes por encima del 5 %– y ayer continúo la euforia en el parqué. Superadas en un abrir y cerrar de ojos las primeras pérdidas trimestrales de su historia –409 millones entre febrero y abril–, las cifras iluminan logros más que notables: un millón de pedidos online en un solo día, fusión de la tienda física con la virtual, y 734 millones de caja neta. Justo cuando el Banco de España acaba de empeorar sus ya negras previsiones y nos alerta de que la recuperación pierde fuelle, justo cuando la OCDE prevé un crecimiento desigual de la economía mundial, Inditex presenta en sociedad unos resultados que confirman su rápida recuperación y el éxito de la estrategia de integración. “Somos un líder global en la venta online”, celebró Isla en la conferencia con analistas tras la presentación del balance trimestral. El regreso a beneficios tiene más mérito, si cabe, porque se consigue pese a una caída del 31 % en las ventas, que en cualquier caso es un desplome casi quince puntos menor que el del periodo del confinamiento. Creemos que el gran mérito de Inditex es que se ha adaptado al complejo escenario covid con una fortaleza que supera los pronósticos más optimistas de los expertos. A Pablo Isla y su equipo les funcionó la política de ahorro de costes –los gastos operativos se redujeron un más que meritorio 21 %–, y les funcionó la flexibilidad de un modelo de negocio basado en el aprovisionamiento en proximidad y la posición única de inventario. Es cierto que, por primera vez, el primer semestre se cierra con números rojos –tiene mucho que ver la provisión de 308 millones para el programa de optimización de tiendas–, pero lo realmente importante es la robustez de la posición financiera: 6.486 millones de euros y 4.048 millones en la caja. El objetivo ahora es cerrar 2022 por debajo de las siete mil tiendas físicas en todo el planeta, un millar menos de las que tiene en la actualidad, y volcarse en el mercado online. Nos parece la hoja de ruta adecuada para blindar la buena salud de Inditex.

    17 sep 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito