Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h

Acceso al sistema MIR en España

    LA formación de los posgraduados de Medicina es clave. El Hospital General de Asturias, la Clínica Puerta de Hierro de Madrid y el Hospital Sant Pau fueron los pioneros en iniciar un sistema MIR (sistema nacional de formación de especialistas médicos) en España, que posteriormente se generalizó en 1976 y se consolidó en 1984 como única vía legal de especialización.

    Desde entonces para acceder a una plaza de médico especialista en formación en el Sistema Nacional de Salud en España es exigido aprobar el examen MIR de modo similar a como lo conocemos actualmente, una prueba sobre 200 preguntas tipo test referidas a diversos ámbitos de la Medicina para evaluar los conocimientos que se estudian durante la carrera. Ello representa el 90% del global de la puntuación y un 10% viene dado por el expediente académico. El objetivo es establecer un orden de los aspirantes para que puedan realizar una elección de las plazas ofertadas de formación sanitaria especializada, se elige especialidad y hospital acreditado. Este proceso selectivo ha permitido a lo largo de estos ya más de 45 años un acceso de equidad en todo el territorio nacional y no cabe duda ha sido y es una de nuestras piezas angulares de calidad de nuestro sistema sanitario.

    Lógicamente no es un sistema perfecto, durante la carrera el alumno está tal vez demasiado pendiente de aprender a realizar las pruebas tipo test y el propio profesor de introducirlo adecuadamente en estos exámenes a los que se ha de enfrentar. Podría ser más completo, con más días de examen con temáticas diferentes. Se prioriza la formación postgrado hospitalaria, cuando y sobre todo con esta pandemia, nos hemos dado cuenta de las carencias que teníamos y se hacen ahora más evidentes en la atención primaria. Además, a diferencia de otros países como por ejemplo Francia, no hay plazas disponibles para todos los médicos al finalizar su carrera, aunque cada vez sea más asequible, estando actualmente en 1,3 a 1,5 aspirantes por plaza.

    Pero este modelo tiene ventajas con mucho mayor peso y es el mejor que conocemos, la principal es que se trata de una prueba de acceso objetiva y única que garantiza unos mismos criterios de selección y formación para todos los profesionales sanitarios, y por tanto es justa y no discriminatoria. Por ello también se aplica de forma similar a la formación sanitaria especializada de Enfermería con el EIR, de Farmacia con el FIR, de psicología clínica con el PIR.

    Lleva prácticamente 50 años y se puede pensar en alguna reforma, dadas las nuevas tecnologías de que disponemos no cabe duda que podría ser más operativo y tener más presente los conocimientos prácticos adquiridos. En cualquier caso el futuro de nuestros sanitarios debe ser una decisión consensuada y valorada siempre teniendo presente a las Instituciones involucradas y con conocimiento del tema, involucrando al Foro de la Profesión Médica, constituido en 2008 como referente global para abordar todo lo relacionado con la sanidad en general e integrado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina, el Consejo Nacional de Especialistas en Ciencias de la Salud, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina.

    Si se realiza alguna reforma de esta prueba de acceso MIR debe ser siempre prevaleciendo sus principales ventajas, ”equidad y objetividad”, algo distinto no lo entenderíamos y sería perjudicial para nuestro sistema.

    12 ago 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito