Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

AP-9, indignante

    SUBEN los precios de todo, estamos más que acostumbrados. Aunque baje el IVA de algunos productos como el pan, la leche o los huevos, no vemos que en la cesta de la compra se produzca algún cambio. Todo sigue igual. Kiwis a más de siete euros y tomates que rondan los cinco, precios a día 16 de enero. ¿A dónde vamos a parar?

    Que conste que el pan me lo siguen cobrando al mismo precio en varios sitios. Total para unos centimillos... eso alegan algunos comerciantes. “Es que el panadero que lo trae ha subido el precio”. ¿Hay que dar una lección y cambiar de establecimiento? Tal vez.

    Y con la autopista no iba a ser menos, claro está. En mi última escapada a Portugal en el año nuevo no pude dejar de sorprenderme (e indignarme, de paso) con lo sucedido en la AP-9. Como cada enero se suben los peajes, algo que ya tenemos asumido aunque no logremos comprender el porqué, y más cuando somos conscientes de que no se hace nada para mejorar la infraestructura. Hay tramos en los que el pavimento podría estar bastante mejor.

    También podían, de paso, dejar de entorpecer con los conos que colocan a lo largo de varios kilómetros para limpiar algunas zonas cuando se observa que el trabajo está paralizado o solo hay un operario manos a la obra, lo que ralentiza la misión y obliga a tener más tiempo paralizado uno de los carriles.

    En fin, a lo que voy. No solamente me indigna la subida de los peajes para los diferentes tramos, que hace que muchos usuarios tengan que dejar de serlo al no poder asumir los costes a diario, sino que lo que me sacó de quicio en el último recorrido de Santiago a Vigo es que no hay ni un solo trabajador para cobrar en el control de peaje.

    ¿Y esos puestos de trabajo? ¿Qué han hecho con ellos? Yo siempre uso el telepeaje, pero no iba en mi coche y nos vimos obligados a parar tres veces a la ida y tres a la vuelta para pagar en la maquinita, que se ponía caprichosa y de vez en cuando no quería aceptar algunas monedas o billetes. ¿Pero de qué va todo esto?

    Largas colas que se acumulaban porque no había nadie para agilizar un trámite que además obliga a menudo a hacer grandes esfuerzos físicos para acceder al pago si uno quiere seguir sentado en el coche y con el cinturón abrochado. Mal, muy mal gestionado. Realmente, una vergüenza para el que pasa por esta carretera. Esta época, con el atractivo de las luces de Vigo por Navidad, las caravanas habrán sido interminables algunos días. Callamos, pagamos, y todo sigue su curso.

    Las concesionarias de las autopistas de peaje habían planteado al Ministerio de Transportes aplicar una subida del 8,4% a partir del 1 de enero como consecuencia del alza que registraba el IPC. Inicialmente para nuestro caso se habló de una subida muy superior (del 9,46%) a la real, del 4%. Si la concesión termina en el año 2048 aún quedan unos cuantos años en los que llevarnos las manos a la cabeza y protestar (parece que inútilmente) por tal agravio.

    Los sueldos no suben, sí todo lo demás. ¿Contribuye esta situación al buen mantenimiento de nuestra salud mental? Creo que no... teniendo que hacer gran parte de la población demasiados números para casar el gasto con el jornal percibido por sus empleos. Ni el covid ni la guerra de Ucrania tienen la culpa de todos. Creo que nuestros gobernantes están ahí para algo más que vestir de corbata.

    18 ene 2023 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.