Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 16 enero 2022
20:41
h
Reseña Musical

Arcangelo Corelli, entre compositores ingleses, en San Martín Pinario

    Concierto en San Martín Pinario, en la serie de Espacio Cultural-mañana a las 20´30 h.-, en una sesión a cargo de un Ensemble que dirige la violinista Loida Díaz Marra, y que se abrirá con una obra destacada del repertorio barroco, el “Concerto Grosso, en Sol m., nº 8, del Op. 6”, conocido como “Para la noche de Navidad”, en una estimada dedicatoria al mecenas Cardenal Ottoboni, y cuya tonalidad, hace presumir el talante de la obra, modelo de un género que impregnará los estilos cultivados con preferencia, alcanzando la cumbre en la última serie, de los “Op. 5” y “Op. 6”, iluminando con ello a una nutrida estirpe de dotados alumnos que dejarán huella en la historia, nombres como los de Carbonelli, Castrucci, Gasparini, Geminiani, Locatelli, y tantos otros. El conjunto de los del “Op. 6”, apareció hacia 1714, en la editora Roger, de Amsterdam, en ese caso en una atención al Elector Palatino Johann Wilhelm, aunque algunos de ellos se habían conocido años antes, como testimoniaba Georg Muffat.

    La serie de estos conciertos, recibieron el reconocimiento como piezas de estilo clásico y al igual que los precedentes, tuvieron gran acogida, por la abundancia de ediciones publicadas. Fueron notables los compositores que no dudaron en imitarle de manera ostensible, y entre ellos destacaban John Ravenscrof- Givanni Dedieri, si prefieren-; Le Cène, quien se atrevió a publicar nueve obras como “Op. 7”, de Corelli, y otros tantos en pretendidos homenajes un tanto serviles. Dandrieu, por su cuenta, fue autor de “La Corelli”, un segundo libro para el clave o “Le Parnasse ou l´aphotéose de Corelli”, del gran Couperin, con la que pretende describir el ascenso al Parnaso de nuestro artista. Especialistas hay que reconocen el gran sentido del equilibrio y su habilidad contrapuntística, que llega a la mejor dimensión en las fugas. El conjunto instrumental que Corelli elige para los “Concerti grossi”, era el común en Roma y para el que otro ilustre como Stradella, había escrito una abundante cantidad de obras. El papel de ls violines de la orquesta, es en general el de duplicar al concertino, o en pasajes de virtuosismo, reforzarlo, con lo que se produce un efecto de “chiaro-scuro”, no demasiado diferente de la alternancia fuerte-suave, explotada en las obras de cámara.

    Tres compositores ingleses, con Gustav Holst a la cabeza, por el reconocimiento general gracias a obras emblemáticas como la suite “Los Planetas”, de la que se harán inabarcables transcripciones y adaptaciones, o la serie de odas, de gran prestancia entonces, remitiendo a poéticas como las de Walt Whitman, en la “Ode to Death” y la suite de ballet “The Perfect Fool Op. 39”. Las composiciones para gran orquesta, serán un capitulo digno de tenerse en cuenta, pero las obras escénicas, persisten en su lucha por recuperar un espacio que prácticamente se mantiene con presencia activa en el mundo anglosajón. Para el concierto de hoy, la “Saint Paul Suite Op. 29, nº 2”: “Jig”, “Ostinato”, Intermezzo”, “Finale” (The Darganzon). Gustavus Theodore Holst, cuya familia tenía origen en Letonia, fue un inglés en la amplia dimensión de su sentido, por los estudios en el famoso Royal College of Music (Londres), aunque la posibilidad de optar por la carrera como solista, se vio truncada por una inesperada dolencia, compensada con creces por las permanentes relaciones con quienes serían grandes compositores como Sir Ralph Vaughan Williams.

    Hacia 1907, comenzaría sus oficios docentes en las aulas del Morey College, una típica institución de Londres, en la que los menos pudientes, gozarían de unas posibilidades que de otra forma no tendrían. Previamente, un par de años antes, había sido nombrado director musical de la St. Paul´s Girl´s School, cargo en el que se mantuvo hasta 1924, y dejando como reflejo memorable, en dedicatoria a sus alumnas, una serie de trabajos corales y la “St. Paul Suite” o la “Brook Green Suite”, para orquesta de cuerdas.

    Peter Warlok, cuyo nombre original era Philip Heseltine, siguió los consejos de Delius, una autoridad reconocida, que sería determinante en su carrera, aunque en el conjunto de su legado, no será excesivamente intenso, del mismo, precisamente la que tendremos en atriles, la”Capirol Suite”, en el planteamiento de curiosos movimientos; Basse-Dance. Allegro moderato”, “Pavane Allegro. Allegro ma un poco lento”, “Tordion. Con moto”, “Bransles presto”, “Pieds-en l´air. Andante tranquilo” y “Mattachines (Sward Dance) Allegro con brio”. Una mezcla tiznada de humorismo y juegos de equívocos. La obra por excelencia de este compositor, fue el ciclo “The Curlew”, de 1923, que partía de poemas de Yeats, en la que la voz está acompañada por una flauta, corno inglés y un cuarteto de cuerdas. Fue un destacado musicólogo a la par que escritor, nacido en 1894 y un dotado investigador en las músicas de los siglos XVI y XVII, publicando trabajos de suma importancia junto a su compañero Cecil Gray, con ejemplos como “Carlo Gesuado, Musician and Murderer”, la compleja biografía de tan truculento personaje.

    William Boyce (1711/79), tendrá la “Symphony nº 1, en Si b. M.”, un músico que compaginará su carrera entre los compromisos sacros y los géneros profanos, sin dejar al margen las composiciones escénicas. Había sido alumno de Maurice Green y de Johann Christoph Pepush y supo superar condiciones claramente adversas, como una creciente sordera. La incorporación a la Capilla Real, facilitó la dedicación a la composición, con abundantes ejemplos como los característicos “anthems” gracias a lo cual, se le confiaría la dirección de tres conjuntos de Gloucester, Worcester y Herefort, conocidos como “Three Choirs”. Las ocho sinfonías para tres partes, permanecen en la actualidad con cierta vigencia, entre otros trabajos de estilo camerístico.

    El Ensemble que dirige la violinista Loida Diaz Marra, está integrado por Hugo Rodríguez Rey, Cristian Álvaro Sieiro y Carmen Gallego Otero- violines-; Óscar Tomé González y Paula Santos Varela- violas-; Alejandro Costas Martínez y Elena Pintos-chelo-y la contrabajista Raquel Miguélez Iglesias.

    10 nov 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito