Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 23 enero 2021
01:00
h

Armonización autonómica

    JOHN F. Kennedy daba un sabio consejo para los tiempos de crisis: “Sé consciente del peligro pero reconoce la oportunidad.” La crisis ocasionada por la pandemia ha puesto de manifiesto las dificultades para enfrentarse a ella con un sistema político-territorial disgregador. Las disfunciones han quedado claras a la hora de coordinar políticas sanitarias, implementar medidas, adoptar decisiones, distribuir recursos, informar y rectificar errores.

    La clase política debería reflexionar sobre el nivel de equidad y eficacia de nuestro régimen autonómico, la conveniencia de solucionar las disfunciones observadas y armonizar su funcionamiento.

    Con el sistema educativo ocurre algo similar: improvisación y diversidad de criterios para la planificación del nuevo curso escolar. El mismo problema que con la sanidad, la misma solución: armonización en el ámbito educativo.

    Coincidiendo con estos hechos, he tenido ocasión de leer una tesis doctoral realmente interesante: La equidad del Sistema Educativo Español. Estudio comparado de las CC.AA., de la que es autor Daniel Turienzo Fraile.

    Su autor llega a una conclusión similar a la que expuesta en los párrafos anteriores. Tras reconocer las ventajas del régimen autonómico en cuanto a la mejora de los resultados en materia educativa, añade: “Sin embargo, existe la amenaza de la desigualdad y la falta de equidad entre centros y zonas, así como la posible fragmentación del sistema educativo.”

    Justifica esa desigualdad en las inequidades sociales que se producen entre los diferentes territorios; inequidades que, si no se corrigen, disminuirán paulatinamente la igualdad de oportunidades y la movilidad social, según el territorio en el que se resida. Y propone implementar mecanismos que detecten y compensen las posibles desigualdades e inequidades entre los ciudadanos de diferentes regiones pero, sobre todo, entre diferentes grupos sociales.

    Añado un tercer pilar sobre el que recapacitar, estrechamente ligado a las medidas anti-crisis: la financiación autonómica actual, porque podría incrementar la brecha de desigualdades entre regiones.

    La situación que estamos viviendo debería constituir una oportunidad para despertar la solidaridad entre territorios y la idea de que, unidos, sin mengua del respeto a las peculiaridades de cada cual, combatiremos mejor la crisis.

    Hoy más que nunca se ve clara la urgente necesidad armonizar el régimen autonómico, por razones de justicia, eficacia y hasta de supervivencia.

    04 sep 2020 / 23:23
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.