Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 02 octubre 2022
02:00
h

Cancelación de Leo Nucci, en el “Festival de Amigos de la Ópera” de A Coruña

    El barítono Leo Nucci cancela su programa anunciado como “Leo Nucci, el regreso del mito”, ese mito en vida y muy apreciado en este festival, Leo Nucci, la veteranía por excelencia y como magnífico anfitrión, acompañaría a una voz en alza, la de la soprano compostelana Rosalía Cid Tarrío. Su cita estará ocupada por el barítono serbio Zeljko Lucic, pero al menos, reservaremos el comentario para glosar la figura de tan estimado cantante. Su excelencia Leo Nucci, casi con medio siglo a cuestas tras su primera actuación fuera de su país, dejó impresa en memoria desde el año 1973, una primera participación en este certamen, con “Mme Butterfly” y “Pagliacci”, marcando un punto de inflexión que se mantendría hasta este fecha, con esta gala cancelada, en la que apuesta por esta joven promesa, que se mantiene, Rosalía Cid, con la que debería haber compartido escena en un “Rigoletto”, con puesta escénica de David Livermoor, suspendida por razones sabidas. Leo Nucci, a la par con su roles operísticos, fue elegido por sus incontestables virtudes para lucir señorío en conciertos a solo con acompañamiento pianístico, con Ramón Tebar y Paolo Marcarini o en otra espectacular en una de las programaciones del “Xacobeo Classics”, en el que a buen entender, participaron Maria Guleghina, Cristina Gallardo-Domás, Désirée Rancatore, Mª J. Montiel, Marco Berti y Celso Albelo, con la “RFG” y Pietro Rizzo. Para lucimiento en conjunto, una selección de “Rigoletto”.

    Nuestro estimado Nucci, recuerda aquella gala en la que nos ofreció un programa muy a su medida entre Verdi- iniciada con las “Tres plegarias”-, Bellini- en una infrecuente aria de “Metastasio”, y dos más, o G.Rossini, con “Guglielmo Tell”, o aquella otra en la que Verdi fue dueño y señor, porque venía al caso y sus incondicionales lo reconocieron. Por podían faltar, en consecuencia, “Macbeth”, “I vespri siciliani”, “Falstaff”, “Otello”, “Atilla” roles que como pocos habrás cuerpo y vida descarnada. No faltaron canciones que con menor frecuencia se escuchan, pero que cuadraban como un perfecto equilibrio en esa aproximación al maestro de admirado. En palabras que tomamos de él y de su compañero repertorista Paolo Marcarini, el objetivo era destacar las raíces y la continuidad expresiva y lingüista de la música italiana, un placer que ambos compartíais desde hacía 40 años, y de ello, aquella sesión que se encabezaría con el título de “Recorrido Verdiano”

    “Percorso Verdiano” por los diversos espectros de la obra de Verdi, y entre ellos, básicamente, los que concernían a la voz de barítono, lo que proponía pues uno de los últimos representantes de esa estirpe formidable, que eran los barítonos verdianos. Leo Nucci, uno de los grandes barítonos de todos los tiempos, que reunía las características necesarias para dar respuesta a los requerimientos que plantea Verdi, para dar vida a sus personajes baritonales, criaturas complejas porque son seres humanos que requieren una cuerda perfectamente igualada desde los graves a lo agudos, un centro amplio, ancho y hermoso y, a caso sobre todo, un registro a toda prueba. Opiniones oportunas del especialista Celletti, como nos recordaba el siempre añorado Julio Andrade Malde. Fue precisamente G.Verdi el creador del barítono moderno, consiguiendo por ello una dimensión desconocida, por lo que, evidentemente, se le asigna el nombre de “barítono verdiano”. Barítono medio capaz de ascender con facilidad a los agudos, pero con un centro poderoso y unos graves importantes, aunque el compositor normalmente no hace descender a la simas profundas, usando con preferencia el centro de la cuerda, remarcado con un brillo intenso.

    Leo Nucci desde la distancia merced a las lejanas temporadas, partiendo de 1973, en el que en plena juventud, los entusiastas de entonces asistieron al preludio de lo que sería un permanente idilio de confraternización, comenzando por el “Paolo”, de “Simon Boccanegra”, “Silvio” de “Paggliacci” (Leoncavallo), “Sharpless” de “Mme Butterfly”, del que el propio Andrade Malde diría en la crítica de entonces: “Formidable Leo Nucci, en un “Sharpless” muy superior a lo habitual: por su voz timbrada y llena, por su excelente expresión vocal, su impecable fraseo, su justeza y afinación. Su interpretación fue perfecta de principio a fin de la obra. Ovacionado con toda justicia por un público inteligente.”

    22 ago 2021 / 00:30
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito