Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

Chatbots

    LOS que sentimos curiosidad por los avances de la tecnología, desde una perspectiva tecnohumanista, seguro que no hemos podido evitar testear esta herramienta para ver el alcance que puede tener. En la red, estamos acostumbrados a los chatbots, que nos guian o nos sugieren lo que podemos hacer dentro de una web, dentro de un elenco de respuestas limitadas y circulares que pueden llevarnos a la solución o desesperarnos porque no hay una persona detrás que pueda comprender el sentido de nuestras palabras.

    ChatGTP fue creado por la start up Open AI y se lanzó recientemente, en modo beta, para que se pudiera probar, previo registro. Puede generar textos así como dar definiciones y explicaciones sobre temas de actualidad, de diversa índole, aunque no está conectada a un buscador ni ofrece información en tiempo real.

    No obstante, este modelo de IA (GTP-3.5), para alcanzar este nivel argumental, el algoritmo, ha necesita-
    do de una ingente canti-dad de textos que provienen de internet, con el fin de asimilar ese conocimiento como base.

    En un primer momento, pensé que habría sido entrenado por humanos (el equipo de Open AI indica que también se basaron en respuestas humanas mediante un sistema pavloviano de refuerzos y recompensas), pero al probarlo, me pareció que las respuestas que ofrecía ante preguntas de cierto calado eran muy científicas, casi enciclopédicas.

    De todos modos, llama la atención una característica humana, dentro de las limitaciones de la IA, que es su capacidad de antropomorfizarse y ser persuasiva, incluso aunque su respuesta sea imperfecta. Me preocupa que el lenguaje pierda su riqueza y se neutralice de cara a poder comunicarse con la máquina.

    No soy tan optimista como los profesores Christopher Potts (Universidad de Stanford) o Jacob Andreas (MIT), desde el punto de vista del usuario final, aunque sí de la creación de la IA, porque nos permite entender cómo somos.

    Hace tiempo, probé una aplicación para Android que se llamaba Replika: My AI friend en el que podías crear a tu amigo/a ideal y podía conversar contigo como en una conversación de mensajería instantánea. Podía resultar adictivo, pero también acompañar a una persona, simulando que hay otro ser humano al otro lado.

    Aunque pueda parecer inocuo y se presente como un pasatiempo se oferta dentro de la categoría de salud y bienestar dentro de Google Play, lo que ya predice de alguna manera alguno de los posibles usos. Es el chatbot número uno dentro de su segmento, lo cual indica que en el fondo de nuestro ser, hay una necesidad de crear una inteligencia. Es lo que nos hace racionales, complejos y más completos.

    Esta es la cara y cruz de la misma moneda porque in software we trust (en el software confiamos) en este capitalismo ciego, que no ve lo que dejamos atrás.

    20 dic 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.