Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 septiembre 2021
21:49
h
Reseña Musical

Christoph Prégardien, la quiebra de un monólogo agobiante

    El primer ciclo de tres conciertos del Festival Bal y Gay se completó en la Catedral de Mondoñedo con el tenor Christoph Prégardien, asistido fielmente por el panista Daniel Heide para el Winterreise D. 911, de Schubert, lieder en principio para tenor pero que no quedarán al margen de la voz de barítono, sobre la poética de Wilhelm Müller, si en Die Schöne Müllerin la noche asistía a las penas de un joven con el ánimo dolorido, el Winterreise, será el símbolo de las frías tinieblas que acumula todos los horrores. Las primeras contarán una historia pero siempre con relación a varias personas (la amada, el cazador, etc..), en este viaje, el héroe sigue contando su historia con una cierta progresión, pero en ésta se sitúa en el pasado y su situación presente es absolutamente estática; el amor ha sido negado y está solo; la noche, el frío del invierno, son otros tantos símbolos de muerte repercutiendo en su amor herido; desde el comienzo de su monólogo, el héroe afirma la imposibilidad de la comunicación, su vida al margen del mundo, y es esta triste constatación, que va a mantenerse sin ningún cambio, la que va a ocupar toda la serie de poemas (los doce primeros encontrados por Schubert y a continuación, los doce siguientes). Die Schöne Mullerin, representaba el drama que va de la esperanza a la desesperanza, mientras que en el Winterreise, no concede más que la desesperación más absoluta de un universo donde la esperanza está muerta para siempre. Prégardien, capaz en la elección del acompañamiento a medida, calibra en todos los registros los condicionantes acústicos del espacio gracias a una voz de cuidado dominio en el registro equilibrado de los matices y la atención a una prosodia de esa poética desgarradora.

    La oportunidad de los poemas de Wilhelm Müller, y la cuestión del tema literario podrá debatirse, pero la única evidencia es que el músico los aceptará como buenos y que hay una estrecha colaboración entre los temas propuestos por los poemas y la psicología del compositor, que atravesaba un nuevo período depresivo, en el que los fracasos pesaban más que los éxitos. Todos los íntimos notaron esa personal situación de abatimiento. Spaun y Mayhofer, quedaron impresionados por el taciturno carácter del momento. Para su apreciado Spaun, Schubert trabajaba casi en secreto, sin mostrar a nadie su trabajo, como bajo el peso de una fuerte exigencia interior (podríamos pensar en el Beethoven del ciclo de lieder An die ferne gelibte).

    Schubertiada al amparo de un recinto sacro en la que desde Gute Nacht, con su aire cansino, irá dejando detalles de reconocimiento de tan agobiante travesía entre momentos de reposo-Auf dem flusse-, después de impacientes estados sobrecogedores- Gefrorne Thrännen o Erstarrung- o el anhelante Die Wetterfhane. Der Lindenbaum, colma expectativas con refrendos del teclado, para la inmediata inquietud que se evidencia en Wasserflut en actitud acorde con Auf dem Flusse. Pérdida de toda esperanza en Rückblick ante el irrefrenable Irrlich, para este viajero que se planta pensativo en Rast o en Die Post. Otros lieder abarcarán el paisaje desolador y que serán clave de esta ciada al abismo: Die Nebensonnen, fantasmagórico y estremecedor o Der Leiermann, acuciado por el espectro de La Parca. Prégardien es garante y legatario de pesantes estremecedoras nocturnidades.

    Cuando definitivamente sus allegados conocieron la versión acabada quedaron decepcionados y profundamente desorientados por el dolor contenido en el conjunto de la obra escuchada. El autor dirá para mayor precisión: Estos lieder me han impresionado como no había hecho ninguno de mis lieder anteriores. En el aire queda la posibilidad de que no parezca evidente la intención cíclica en la arquitectura del conjunto de los 24 lieder, sin embargo logra una unidad de manera muy intima y densa, gracias a la voluntad del compositor de traducir ante todo esta idea; si cada lied está compuesto por separado sin un plan general preconcebido, cada uno de ellos se integra en el conjunto por su exigencia de perfección en la traducción de un estado de ánimo que es siempre el mismo. La unidad de la obra es una unidad de andadura, una unidad de clima.

    24 may 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito