Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
12:27
h

Democracia y soberanismo

    EL soberanismo político se da de bruces contra el muro de la democracia, al menos en Galicia. Porque, democráticamente el pueblo gallego no es soberanista como se demuestra en elección tras elección, que se vienen celebrando a nivel estatal desde 1977, y en las autonómicas que a su vez partieron en 1981.

    Pero, el soberanismo político aglutinado en las siglas históricamente prestigiosas del BNG, puede y debe contribuir a la gobernación de Galicia después de la convocatoria con las urnas del 12-J.

    El BNG es una opción legítima que representa a un porcentaje muy importante de gallegas y gallegos que se sienten convencidamente nacionalistas y que, siguiendo a Antón Costas, tiene que participar en la gestión compartida de los conflictos interterritoriales como vía de aprendizaje por etapas de la pluralidad.

    Sin embargo, no me dejan de sorprender algunas reivindicaciones particulares del nacionalismo, que después de las próximas elecciones quedará así exclusivamente representado por el BNG. Me refiero a la figura de Afonso R. Castelao, que fue federalista y republicano, como él mismo confiesa al comienzo de Sempre en Galiza, y que sólo admitió el independentismo ante la tragedia provocada “polo terrorismo falangista”.

    Por eso, creo que el servicio más útil para Galicia que el BNG puede hacer en los próximos años es trabajar codo con codo con los que somos federalistas para, de una vez, salir del atolladero del problema de España. Una salida que solo se puede tomar en clave federal, como recientemente escribí en La Vanguardia de Barcelona (Unidad y federacion).

    30 jun 2020 / 20:18
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito