Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Descambiando regalos

    CON las Navidades llegan los regalos de Papá Noél y los Reyes Magos y también el estrés de los cambios y las devoluciones de algunas compras. Siempre hay algún regalo que hacemos o que nos hacen que requiere cambio de talla, color o modelo. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? ¿Quién no se ha quedado también con algún obsequio por no hacer el feo y provocar malestar en quien había elegido determinado producto pensando en nosotros?

    El ticket regalo se inventó con ese fin, el de poder cambiar algún regalo por otra cosa más acorde con las preferencias de su destinatario. Algunos creen que para ocultar el precio... pero si se acude a la tienda para cambiar el producto, adiós al enigma. Estos días se alargan las colas con motivo de los presentes recibidos el 25 de diciembre.

    Hay quien se refiere a esa acción con el término de descambiar, palabra que recoge el Diccionario panhispánico de dudas con el significado de “devolver una compra”, pero que personalmente prefiero no usar. Suelo referirme a esta acción simplemente con el término cambiar. El hecho es el mismo: deshacernos de aquello que nos compraron sin lograr dar en la diana.

    Es más, pasadas las fiestas navideñas y nada más llegar las rebajas, vemos en los establecimientos comerciales que muchas personas acuden a las distintas tiendas para devolver productos que compraron o les regalaron, consiguiendo después artículos de su gusto a precios mucho más bajos. Lo que no está exento de estrés, al llenarse los locales de los más ávidos de grandes descuentos.

    Un regalo no se puede regalar... es lo que dicen. No está bien visto. Por ello, es mejor cambiar o descambiar el obsequio que endosárselo a otro. Y en eso tiene muchas papeletas el llamado amigo invisible, juego en el que la mayoría desea participar y que permite el intercambio de todo tipo de artículos, siempre que nos ajustemos al presupuesto acordado inicialmente.

    Al final se hace imposible dejar de saber a quién le hemos tocado, por lo que se convierte en un intercambio de bienes materiales en los que se conoce un poco más al emisor del paquete. Tampoco resulta demasiado adecuado lo que se conoce como regalo bumerán, el que se entrega a la pareja o a un familiar cercano con el objetivo de poder aprovecharlo también nosotros mismos.

    ¿Qué es lo más importante del acto de regalar? En la mayor parte de los casos, lo que más valoran las personas es la inversión de tiempo, y la energía mental y física a la hora de elegir el obsequio. El valor monetario parece ser el aspecto menos tenido en cuenta según las investigaciones, aunque todo depende de la situación y las personas involucradas. Según los expertos, los regalos fortalecen las relaciones humanas, simbolizando el afecto que sienten unas personas por otras.

    El gran regalo es regalar, elegir lo que creemos que entusiasmará a la otra persona y envolverlo con todo el cariño, dejando también una huella de nuestra personalidad en la elección. Me gusta regalar, me hace feliz. Regalamos para demostrar amor, afecto, como agradecimiento... lo que también nos hace felices a nosotros. A veces acertamos, otras nos equivocamos. Tácitamente, regalamos esperando recibir algo a cambio, convirtiéndose casi en una deuda.

    02 ene 2023 / 00:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.