Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 09 mayo 2021
02:00
h

El Plan de Recuperación, transcendental

    ES innegable el gran alcance de la pandemia. En lo social, lo económico o lo político, la situación derivada de la COVID-19 ha alterado drásticamente la realidad que conocíamos antes de 2020. Y la respuesta política no se ha hecho esperar. En España, la prioridad del Gobierno es salvaguardar la salud y el bienestar de sus ciudadanos. Para ello se ha desplegado la mayor campaña de vacunación de la historia y se han implementado todas aquellas medidas encaminadas a erradicar la propagación e incidencia del virus. De hecho, combatir la pandemia y sus consecuencias es la primera de las prioridades del Gobierno, pero ¿cuál es la segunda? La reactivación económica y el empleo.

    Desde el inicio de la crisis provocada por el COVID-19, han sido numerosas las actuaciones del Gobierno para reforzar el desarrollo económico. Su objetivo ha sido alentar el compromiso de país, aunando esfuerzos e involucrando a todos los agentes sociales para poder abordar de forma conjunta los enormes retos económicos y sociales a los que se enfrenta nuestro país. Los fondos europeos de recuperación, Next Generation EU, representa por sí una oportunidad extraordinaria.

    El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española, aprobado por el Gobierno la pasada semana, canaliza los ingentes recursos procedentes de la UE, más de 70.000 millones de euros de subsidios a fondo perdido hasta 2023, para relanzar la economía y guiar la imprescindible transformación de nuestro tejido económico y social para hacerlo más productivo, eficiente, competitivo y resiliente ante futuras crisis.

    Dentro de este plan existen cuatro ejes transversales de actuación (transición ecológica, digitalización, cohesión social y territorial e igualdad de género) que se corresponden con las grandes transformaciones a abordar, siendo la transición ecológica (39 % inversión) y digital (29 %) las más importantes, tanto en cuantía como en implantación.

    Siguiendo las directrices fijadas por la Comisión Europea, el Gobierno articula el Plan en 110 inversiones bien estructuradas, coherentes y con mayor capacidad tractora sobre el conjunto de la economía y sociedad. Por su transcendencia y magnitud, cabe destacar las inversiones en movilidad sostenible, segura y conectada; rehabilitación de vivienda y regeneración urbana; modernización de la Administración pública para adaptarla al siglo XXI; digitalización de pymes y autónomos; despliegue conectividad 5G; desarrollo competencias digitales; modernización y competitividad sector turístico o bien el impulso sistema nacional de ciencia e innovación.

    Además, en paralelo se abordan un conjunto de 102 reformas necesarias y urgentes en nuestra economía. Estas abarcan ámbitos diversos como sistema energético, enseñanza y formación profesional, sistema público de pensiones, mercado laboral o bien la reforma del sistema fiscal. La transversalidad y el gran alcance del Plan demandan la necesaria colaboración de todas las administraciones públicas, empresas y agentes económicos y sociales, un hecho que es de vital importancia para hacer de este un verdadero proyecto de país para las próximas generaciones.

    Este es un plan transcendental. El proyecto económico más ambicioso de nuestra historia reciente para impulsar y modernizar España. La determinación del Gobierno es firme: construir un país más verde y sostenible, más digital, cohesionado social y territorialmente y con igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres. Todo ello para garantizar un crecimiento sostenible, justo e inclusivo de la economía española. Un futuro de progreso y oportunidades para las generaciones venideras. No podemos fallar.

    04 may 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito