Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
12:01
h

El trauma de la pandemia

    NO es fácil estar alegres ni hay mucho que celebrar en los tiempos que corren. Cuesta ser positivos, rodeados de familias que han perdido seres queridos, enfermos aún convalecientes, y tantos españoles con dificultades económicas. Además, está esa espada de Damocles que se cierne sobre todos nosotros en forma de un posible contagio, pues ya nadie cuestiona que el virus sigue circulando a nuestro alrededor.

    Los estudios de trauma, además de distinguir entre traumas individuales, colectivos y transgeneracionales, nos enseñan a lidiar con experiencias traumáticas, e indican que el camino no es olvidar, sino aprender a vivir con la tragedia que ha desencadenado dicho trauma.

    En el contexto de la actual pandemia, no podemos olvidar lo ocurrido; y hasta es bueno recordarlo, pues nos ayudará a mantener las medidas de higiene, usar la mascarilla como es preceptivo, y respetar distancias de seguridad. Si nos acostumbramos a estas prácticas y las mantenemos en el tiempo, según apuntan científicos como el profesor Jorge Mira, además de protegernos frente a la covid-19, podríamos incluso contribuir a reducir significativamente el impacto de la gripe en otoño, y no es baladí la cantidad de complicaciones respiratorias e incluso de muertes que provoca anualmente.

    Pensar que evitar rebrotes del virus y paliar los efectos de la gripe está en buena medida en nuestras manos, sí es una noticia alentadora. También es positivo reconocer que la sociedad en general ha sabido valorar y agradecer la labor de nuestros científicos, sanitarios, policías, militares, profesores, trabajadores sociales, limpiadores, etc. Nunca fuimos tan solidarios y conscientes de cuánto nos necesitamos unos a otros y nos vamos a seguir necesitando.

    Los estudios de trauma nos advierten que la superación del trauma no es fácil; más aún, que es objetivo prioritario aprender a convivir con él, verbalizándolo una y otra vez, de distintas formas. Ese fue, por ejemplo, el papel del humor, de los memes y de los chistes que nos enviábamos a través de los móviles durante el confinamiento y la desescalada.

    Tratábamos de sobrellevar psicológicamente las estadísticas de contagios y muertes, de reformular la experiencia que estábamos viviendo, que no podíamos ignorar, pero sí expresar
    en términos que, aunque puntualmente, nos permitieran convivir con ella sin volvernos locos o caer en una depresión.

    Ahora es momento de asimilar el drama que conlleva una pandemia; y están más lejos de superar el trauma quienes han optado por ignorarlo, lanzándose a celebraciones descontroladas, ignorando las directrices sanitarias, y poniendo en riesgo su salud y la de los que los rodean.

    Por el contrario, están en proceso de aprender a convivir con la experiencia traumática quienes se muestran afectuosamente prudentes en los reencuentros, y usan meticulosa y adecuadamente sus mascarillas, ayudando así a sobrellevar juntos el trauma colectivo de esta crisis.

    30 jun 2020 / 21:10
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.