Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 septiembre 2021
21:43
h

GNU Health

    CUANDO hablamos de software libre solemos enfocar nuestra atención en los sistemas operativos o en programas que actualmente utilizamos con licencia frente a otros alternativos con la misma funcionalidad y prestaciones. Ahora que la salud está siendo el epicentro de la actualidad, no sólo por la gestión del sistema sanitario, sino por la implantación de medidas como el certificado de vacunación, pruebas de antígenos o PCR’s para demostrar que cumplimos con las prescripciones.

    La base de todo esto está en la regulación y hay un asunto que no es menor: La ley de protección de datos personales sobre o relativos al Covid, especialmente si nos atenemos al art. 4.15 relativo a la revelación de “información sobre el estado de salud de una persona física” que sólo sería justificable como medida de coordinación y prevención. Sin embargo, estos datos están siendo recabados por empresas que nada tienen que ver con nuestro sistema de salud con el fin de obtener una mayor trazabilidad de los datos, lo que puede implicar una cesión involuntaria de los mismos.

    ¿Sabemos en todo momento con quién los compartimos?¿Estaría en nuestra mano decidir cómo? Porque una cosa es la vigilancia de la salud pública y otra los registros de clientes que pueden derivar en incertidumbre, porque no se indica la limitación del plazo de conservación ni si irán a sistemas de archivos automatizados. Hay que minimizar la recopilación de eses datos y requerir lo menos posible en este tipo de casos.

    El proyecto GNU Health y la app My GNU Health PHR podrían ser los mejores aliados que los sistemas actuales, ya que la información está en los dispositivos de los usuarios y del sistema de salud, sin intermediarios, dentro de un ecosistema digital que no busca beneficios o cuantificación de los datos, pues la libertad de compartir o no los datos es una de las principales garantías que se deben asegurar a los ciudadanos.

    Además, este sistema, pone especial interés en la prevención y en el estilo de vida como una forma de cuidado – aunque sea en remoto – considera la anticipación como la medicina más eficaz y la que más pueda amortiguar el colapso que constantemente sufre. Garantizar la veracidad de la autenticación y de la información que se proporciona, además de la portabilidad de los datos en los servicios que así lo requieran y nosotros autoricemos. Eso es lo que haría eficaz a las Administraciones.

    La reduplicación y la descoordinación en materia de salud así como en los asuntos que requieren un pacto de Estado, necesitan de la innovación y de la aportación del software y del desarrollo de sistemas abiertos. Es la alternativa más inteligente y la que ofrece una mayor escalabilidad y menor obsolescencia, además de centralizar los servicios esenciales.

    Lo cierto es que no comprendo el porqué no se han implantado estos sistemas y se buscan soluciones menos eficientes y muy 2.0 cuando se puede ir mucho más allá, como predecir las enfermedades a las que podemos estar más expuestos o valorar los riesgos laborales y profesionales que puedan afectar a la población, con la suficiente anticipación para canalizar los recursos que sean necesarios y equiparnos debidamente, mediante un sistema de alerta temprana. Si no somos capaces de encontrar evidencias, ahora que estamos tan expuestos a ellas, entonces, ¿Se trata de un desconocimiento de la materia o que tememos a una sociedad del conocimiento abierto?

    28 ago 2021 / 01:01
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.