Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

La alimentación influye en la salud

    EL organismo tiene unas necesidades cualitativas y cuantitativas, cuando una dieta es equilibrada y el total calórico se distribuye según los distintos principios inmediatos, se cubren los aspectos cuantitativos y cualitativos: de un 10-15% de las calorías tienen origen proteico, de un 25-30% de las calorías proceden de las grasas y un 60% de las calorías provienen de los hidratos de carbono.

    Cuando no se mantienen estas proporciones, se originan trastornos en la salud: la carencia calórica provoca desnutrición, mientras que el exceso de calorías conduce a la obesidad. Si tenemos en cuenta cómo se adquieren los alimentos en el mercado, podemos clasificarlos, señalando las funciones que realizan, que han sido reflejadas en la rueda de los siete grupos, de acuerdo con las sustancias nutritivas que contienen y la frecuencia de consumo aconsejable.

    1 grupo (leche y derivados): ricos en Ca, vitaminas A y B2, proteínas de alto valor biológico. Tienen una función plástica. Consumir a diario.

    2 grupo (carnes, pescados y huevos): tienen una función plástica (formadora de tejidos, reparadora de los desgastados). Las carnes tienen proteínas, vitaminas del complejo B, Fe, P, calorías en función de su contenido graso, consumir 2 o 3 veces por semana. Los pescados aportan proteínas, Ca, Fe, I, F, vitaminas B2 y niacina, calorías en función de su contenido en grasa, consumir 3 veces por semana. Los huevos aportan proteínas de muy buena calidad, Fe, P, vitaminas del complejo B, y vitaminas A y D. Consumir 5 a la semana.

    3 grupo (legumbres, tubérculos y frutos secos): este grupo (gramináceas, arroces, garbanzos, lentejas) es rico en hidratos de carbono, algunas vitaminas, algún mineral (Fe), proteínas de origen vegetal (legumina). Desempeñan al mismo tiempo las tres funciones (energética, plástica y reguladora).

    4 grupo (verduras y hortalizas): alimentos ricos en vitaminas (A o caroteno, C), sales minerales, bajo contenido en calorías y en principios inmediatos. Tienen una acción catalizadora de importantes reacciones de nuestro organismo. Consumir diariamente una variedad cocida y otra en forma de ensalada.

    5 grupo (frutas): alimentos ricos en vitaminas A y C fundamentalmente, y sales minerales, con un bajo contenido calórico (excepto las frutas confitadas que tienen un alto valor energético). Tienen una función reguladora. Consumir a diario una fruta cítrica y otra del tiempo.

    6 grupo (derivados de cereales, azúcar y pastas): los cereales contienen fundamentalmente sales minerales y vitaminas del complejo B, aportan calorías procedentes de los hidratos de carbono. Tienen una función energética. Consumir a diario, pero con moderación.

    7 grupo (grasas, tocino y aceites): aportan vitaminas A, D, E y K. Su capacidad energética es la más alta. Lo recomendable es usar aceites vegetales con moderación (fundamentalmente aceite de oliva) que regulan el colesterol. Restringir la ingesta de grasas saturadas de origen animal, ya que aumentan el colesterol (LDL fundamentalmente).

    Conclusión: si en la dieta de cada día, incluimos un alimento perteneciente a cada uno de los grupos fundamentales, conseguimos que la alimentación sea correcta (cualitativamente) y si la cantidad es la apropiada (cuantitativamente).

    12 mar 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito