Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 26 octubre 2021
02:31
h

Las grandes amenazas del siglo XXI

    LA COVID-19 (con más de 220 millones de casos y casi 5 millones de fallecidos en todo el mundo) y otros brotes similares de enfermedades infecciosas, constituyen, con el CAMBIO CLIMÁTICO, las principales amenazas para la Humanidad en el siglo XXI. El origen de nuevos patógenos como el SARS-CoV-2 y otros proviene de la degradación ambiental. SARS (2003), GRIPE PORCINA (2009), MERS (2012), SARS-CoV-2 (2020), han demostrado que el contacto cercano entre las especies silvestres y los seres humanos propiciaron que el virus se cruzara entre las especies, dando lugar a la aparición de nuevas enfermedades humanas que se han propagado rápidamente en un mundo globalizado e interconectado.

    Estas interacciones son cada vez más frecuentes dada la sobreexplotación de los recursos naturales para responder a las crecientes demandas de energía y alimentos de origen animal de una población en crecimiento. La mitad de las enfermedades infecciosas emergentes de origen zoonótico ocurridas en el siglo XX se han producido como consecuencia de cambios en el uso de la tierra, las malas prácticas agrícolas y la producción de demandas crecientes.

    El riesgo de aparición de nuevas enfermedades es especialmente alto cuando los humanos y la vida silvestre interactúan en áreas de rica biodiversidad, como los bosques tropicales. La extracción de combustibles fósiles, la tala de árboles y la agricultura, son las principales actividades que favorecen la invasión y degradación del bosque tropical, lo que representa un doble riesgo para nuestra salud. La quema de combustibles fósiles y la deforestación de los bosques tropicales son los principales impulsores del cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

    Las investigaciones científicas avalan que los brotes de origen animal y otras enfermedades infecciosas (Ébola, SARS, Gripe aviar, COVID-19), se están incrementando en los últimos tiempos. Los patógenos se cruzan de animales a humanos, y se pueden extender rápidamente. El 75% de las enfermedades emergentes que infectan a los humanos provienen de animales (zoonosis). Los virus y otros patógenos también suelen transferirse de animales a humanos en mercados mojados que han surgido para proveer de comida a millones de personas con muy pocos recursos de poblaciones urbanas que crecen rápidamente en todo el mundo.

    Siempre que se produzca una interacción sin precedentes entre varias especies en un entorno natural (bosque) o en un mercado, se puede producir un uso de transferencia de animales a humanos. Sirva como ej. el mercado mojado de Wuhan, posible origen de la pandemia, en el que se vendían animales salvajes, foco perfecto para la transmisión de patógenos entre especies. MÁS CONTROL SANITARIO.

    10 sep 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito