Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 26 enero 2023
12:51
h

Macarthismo a la española

SI sustituimos el término comunista por fascista o machista, ya tenemos algunas claves para hacer un diagnóstico del clima turbulento en el que se mece la política española. El momento actual recuerda al que se dio en los Estados Unidos de América en la década de los 50 del pasado siglo. Promovida por el senador McCarthy, se lanzó una campaña difamatoria contra determinados sectores de la sociedad bajo la falsa acusación de comunistas al servicio de la Unión Soviética, con especial persecución a funcionarios, medios de comunicación, artistas e incluso militares, a quienes se señalaba para poner en la picota.

Estos días hemos visto y oído como desde el Gobierno y por líderes de partidos independentistas se califica a jueces, artistas y periodistas de fascistas y/o machistas. Y también se les apunta con el dedo. Rufián acusó directamente de comulgar con Musolini nada menos que a todos los miembros del Tribunal Supremo que por unanimidad condenaron a los promotores de la independencia de Cataluña al margen de la ley. “Le hemos quitado a los jueces fascistas el juguete de la sedición”, alardeó desde la tribuna del Congreso.

Las acusaciones de machismo, también con los jueces en la diana, parten directamente del Ejecutivo. Lleva la voz cantante la ministra Montero, promotora de la ley del solo sí es sí, cuyas deficiencias técnicas provoca un goteo diario de excarcelaciones y reducción de condenas a delincuentes sexuales ante el estupor e incredulidad de la mayor parte de la sociedad y en especial de las víctimas. La ministra ataca a los jueces y juezas por aplicar una ley de su Gobierno, de cuyas consecuencias habían advertido previamente el Consejo General del Poder Judicial y otros órganos consultivos del Estado.

Para tratar de enmendar el entuerto, aunque negándolo, el Gobierno echó mano del fiscal general - “¿La Fiscalía, de quién depende?”, recordemos- con el fin de evitar el bochorno y a continuación pasa la pelota al Tribunal Supremo para que unifique doctrina lo cual, en román paladino, significa que interpreten la ley como la señora Montero quiere o aténganse a las consecuencias. No hace falta ser muy perspicaz para percibir que la campaña de acoso a los jueces tiene por objeto intimidarles para que tanto en el asunto independentista como en el la ley del solo sí es sí se comporten en función del interés de PSOE y Podemos. Y si no fuere así, ya saben lo que les espera: McCarthy a la vuelta de la esquina.

Entre tanto jaleo pasó desapercibida la última encuesta del CIS. Tal vez porque al no ofrecer estimaciones de voto goza de credibilidad y deja de interesar. El caso es que en los últimos cinco años se desplomó la confianza de los españoles en los partidos y los sindicatos. Resulta que lo más valorado por la ciudadanía es la Constitución y después la justicia. Sobran comentarios.

El BNG debiera explicarse

El BNG es el segundo partido en el Parlamento de Galicia y dispone del bastón de mando en alcaldías de municipios relevantes. No obtiene el mismo respaldo cuando se trata de la política nacional, aunque en este momento las encuestas reflejan una tendencia ascendente. Con esta situación y ante un año, el 2023, cargado de citas electorales sorprende su posición ante los presupuestos generales del Estado, dándoles su apoyo -la abstención es un sí crítico al resultado, cualquiera que sea- a pesar de no conseguir que se atendiera ninguna de las 50 enmiendas presentadas por su diputado Néstor Rego, que calificó de “actitude antidemocrática”. Y es que no solo no logró nada de lo que propuso sino que en declaraciones previas calificaba de decepcionante lo que finalmente quedó aprobado. Hay una contradicción evidente que convendría explicar. Los partidos soberanistas de Cataluña y País Vasco, así como otros regionalistas dieron el sí tras lograr bastantes modificaciones de la ley a su favor, algunas que nada tenía que ver con las cuentas, como la supresión del delito de sedición (ERC) y la retirada de la Guardia Civil de tráfico de Navarra (Bildu) y las otras a cambio de importantes inyecciones económicas. El BNG, ninguna para Galicia. Tal vez esto explique el motivo por el que se le resiste el Congreso y el Senado. ¿Antepone los intereses de Euskadi y Cataluña a los de Galicia?

27 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito