Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
08:55
h

Oportunidades para la investigación española

    CON motivo de la pandemia y la importante ayuda que España va a recibir de la Unión Europea, se ha puesto sobre el tapete la necesidad de que este refuerzo económico sirva para ayudar a las personas y empresas a paliar los problemas que ha ocasionado el cese o disminución de su actividad, pero al mismo tiempo esa ayuda debe aplicarse a emprender reformas de calado en la economía española, reformas que tarde o temprano se tenían que realizar, pero la pandemia nos ha brindado una oportunidad única.

    La UE ha puesto de relieve la necesidad de caminar hacia un cambio energético que haga posible un planeta saludable, así como la progresiva implantación de la tecnología digital en la sociedad. Las ayudas otorgadas deben aplicarse en gran medida a estos objetivos, así como para que se camine hacia una sociedad más justa en que se sea capaz de integrar a toda la sociedad.

    Ahora también es el momento de dar un impulso a la investigación e innovación española. Desde el año 2008 se ha sufrido un recorte en los presupuestos, bajando España del 1,4 % del PIB al 1,24 %, en Galicia del 1,1 % al 0,95 %. Siendo importante el recorte en los recursos económicos, no es lo más importante, lo más grave son los recortes en los recursos humanos, que especialmente afectan a los jóvenes. Prácticamente se ha perdido toda una generación para la investigación española y se está en trance de perder a la siguiente generación.

    Como consecuencia de esto la edad media de los profesores de las universidades españolas ha crecido en los últimos años hasta los 54 años, la mitad de los catedráticos tienen más de 60 años con lo que más de 5.000 se jubilarán en la próxima década.

    Por otra parte, la media de investigadores europeos por mil habitantes es de 7,9 mientras que en España es de 6,8. Para conseguir acercarnos a la media europea se necesitarían más de 40.000 investigadores. Estas cifras indican que sería necesario implementar un programa con fondos importantes, no menos de mil millones, para que en los próximos años se pueda retener y recuperar a investigadores. El proyecto sería muy bien visto por la UE dado que encajaría en sus programas y prioridades.

    Dentro de España hay programas que han mostrado claramente un alto rendimiento en la atracción de buenos investigadores, véase por ejemplo el informe muy positivo de la Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) sobre el programa Ramón y Cajal, mostrando un alto rendimiento. Desgraciadamente su asignación anual es de 62 millones de euros. lo que solo permite la contratación de 200 investigadores. Otros implementados por las comunidades autónomas como el Icrea catalán o el Ibervasque serían ejemplos de prácticas positivas que se podrían implantar a nivel de toda España.

    La oportunidad de transformar nuestra economía imperativamente debe implicar un planteamiento ambicioso de regeneración de los recursos humanos en la investigación española. Su implementación no solo contribuiría a una transformación del tejido económico sino también ayudaría a mejorar y rejuvenecer a nuestras universidades y centros de investigación.

    17 sep 2020 / 22:38
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.