Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h

Política exterior en 2023

    EN el Foro de Davos vimos cuánto le gusta a Pedro Sánchez cuidar su futuro y su imagen internacional. Pues bien, el 2023 será un año cargado de retos para el presidente, aunque sus acciones en el exterior apenas influyan en los votos a nivel nacional. La presidencia de turno de la UE que asumirá España el 1 de julio será clave para exponer nuestros problemas (migratorios, laborales, etc.), y defender nuestros intereses (incluidos los comerciales y pesqueros); pero también para negociar con los 27 las reglas fiscales, el mercado energético, o la excepción ibérica. Deberá ser cauto el Gobierno, y explicar bien el uso de los Fondos Next Generation, como ya le están exigiendo la Comisión y el Parlamento europeos.

    Sánchez firmó con Macron el jueves un tratado de amistad y cooperación bilateral. Esto es bueno para España; especialmente ahora que el eje francoalemán está en horas bajas, y para contrarrestar la influencia de Italia en el país galo, que ha disminuido con Meloni. Pero no olvidemos que tanto Alemania como Italia firmaron con Francia tratados de amistad similares. De ahí el poco eco que ha tenido la cumbre de Barcelona en la prensa francesa; que sí dio pábulo, sin embargo, a la negativa del Elíseo a nuestro malogrado proyecto MidCat, y al visto bueno de Macron a esa tubería submarina de hidrógeno H2Med de la que desconocemos los detalles.

    En febrero llegará la cumbre con Marruecos. Habrá de hilar fino Sánchez para no agraviar a Argelia con sus apoyos a Mohamed VI. De momento, el presidente ya nos ha sorprendido por el apoyo a Rabat de sus eurodiputados y los de Marine Le Pen en un debate sobre libertad de expresión. El PSOE y la Agrupación Nacional de Le Pen se aliaron en la Eurocámara para votar en contra de una resolución de condena a cualquier ataque a la legalidad o a los Derechos Humanos del Reino Alauí. Ojalá pueda explicar su cambio de opinión sobre el Sáhara, alcanzar acuerdos, y reabrir las aduanas comerciales de Ceuta y Melilla.

    España deberá reivindicarse en la cumbre de julio en Bruselas entre la UE y los líderes de América Latina y el Caribe. Asimismo, nuestra voz tendrá que escucharse en las negociaciones entre la UE y Reino Unido; sobre todo en lo que atañe al estatus de Gibraltar y la “soberanía” de su aeropuerto. África demandará nuestra atención comercial y energética; al igual que EE.UU. en materia arancelaria, de seguridad, y de Defensa.

    Mención especial merecen las misiones militares de la ONU, la OTAN y la UE que lideraremos en Irak, Líbano, Malí y el Cuerno de África. A ello habrá que añadir en octubre una reunión en Granada de la Comunidad Política Europea y un Consejo Europeo. Y los países del Mediterráneo, con los que nos volveremos a reunir, serán fundamentales incluso para dar una respuesta conjunta a la invasión rusa de Ucrania.

    22 ene 2023 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.