Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
02:00
h

Reconocimiento

    LO que importaba era lo que ocurría en el Salón de Pasos Perdidos, no en el acto ridículo organizado por los socios de Pedro Sánchez, tan ridículo que el PNV quiso desmarcarse porque no forma parte de su ADN sumarse a las patochadas.

    Lo importante del acto con el que se recordaba la intentona golpista de hace cuarenta años, fue el reconocimiento del rey Felipe y de la presidenta Maritxell Batet al papel que jugó D. Juan Carlos esa fecha infame. Defendieron también los dos la fortaleza de la democracia española, cuestionada hoy por dirigentes políticos que son incapaces de asumir que España, a pesar de sus graves problemas actuales, es un país democráticamente sólido.

    La imagen de D. Juan Carlos no atraviesa su mejor momento, pero su hijo no tuvo ningún reparo en recordar que fue el impulsor de las decisiones necesarias para abortar la intentona golpista. Lo saben los españoles que sufrieron en directo el miedo de aquella grave jornada, aunque no quieren saberlo los que, sin conocer qué ocurrió aquellos años, no aceptan que desde el inicio de su reinado D. Juan Carlos capitaneó el tránsito de una dictadura a una democracia. En Pasos Perdidos estaban Pablo Iglesias y Echenique, los dos haciendo alarde de no sumarse al aplauso del resto de los asistentes

    Políticos de la talla de los protagonistas de aquellos años no se ven hoy, sino que por el contrario muchos de los que ocupan cargos de poder son los que menos quieren a España y, abiertamente, pretenden su destrucción.

    Empezando por poner en duda su salud democrática, como hace nada menos que uno de los vicepresidentes del Gobierno, que no debió sentirse cómodo con el alegato que hizo Maritxell Batet sobre la fortaleza de la democracia española, con un elogio a los que cuando se produjo la intentona golpista “ganaron el futuro para España”. La presidenta afirmó que hay enemigos de la democracia, y entre ellos mencionó los populismos.

    Decía D. Felipe que él aprendió mucho aquella noche de febrero.
    Y tanto. Hoy los enemigos de la democracia y la Constitución no visten uniforme, pero el rey se mantiene firme ante los ataques: es
    la única manera de impedir que los firmantes del manifiesto bochornoso y disparatado no pue-dan culminar su intentona desestabilizadora.

    24 feb 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito