Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 septiembre 2021
16:57
h

Sanxenxo como ejemplo

    DADOS los excesos y la imprudencia asociada a las fiestas, a las celebraciones y a los viajes fin de curso que estamos viendo en la prensa, y sobre los que escribíamos ayer, es de agradecer que haya localidades como Sanxenxo que sigan esforzándose para resultar ejemplares por su lucha frente a esta dura pandemia que seguimos sufriendo. Son las villas y municipios más visitados por turistas y veraneantes, los que deben mantener una vigilancia más exhaustiva. Y ello implica no sólo fomentar un uso inteligente de las mascarillas, sino también asegurar la distancia social, evitar el exceso de aforo en centros y locales privados, o limitar las aglomeraciones de jóvenes y mayores incluso al aire libre.

    Hay otras cosas que bien podrían controlarse, como el aspecto decoroso de las personas y su comportamiento en las calles y los paseos marítimos; pero eso entra ya dentro del ámbito de la educación individual, así como de la imagen que deseen proyectar las autoridades locales. Ahora lo más importante es combatir la pandemia, y evitar la ruina de empresarios, comerciantes y hosteleros por culpa de restricciones o confinamientos derivados de nuevos brotes. El empleo, la economía y hasta el crecimiento del PIB, gracias a un sector tan estratégico como el turístico, están en juego.

    Especialmente relevante me parece la ampliación de terrazas en bares y restaurantes. Los establecimientos al aire libre son cada vez más solicitados por los ciudadanos, y se han evidenciado idóneos ante la COVID-19. Por eso sería bueno ampliar las mesas de miradores y cenadores a lo largo del Paseo de Silgar y, sobre todo, en zonas tan demandadas por los clientes como la Rúa Praia dos Barcos (ensanchando o utilizando para tal fin la pasarela de madera), la Avenida Juan Carlos I, y todo el entorno del Puerto Deportivo. Esta iniciativa no sólo contribuiría a una mayor seguridad sanitaria, disminuyendo la presión de los aforos interiores, sino que incluso demostraría el apoyo del Gobierno local a unos empresarios y hosteleros que han sufrido mucho las consecuencias económicas de la actual crisis sanitaria, y que siempre han demostrado su compromiso con las normas y con la salvaguarda de la salud pública.

    Sanxenxo debe seguir siendo ejemplar; luciendo esas 17 admirables banderas azules, presumiendo de haber sido seleccionado como Destino Turístico Inteligente por la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur), elegido como enclave turístico de confianza frente a la COVID, e incluso destacado en términos de seguridad, socorrismo y primeros auxilios por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac). Semejantes sellos de calidad no son fáciles de conseguir. Ahora toca mantenerlos y dignificarlos.

    05 jul 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.