Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 septiembre 2021
10:38
h
RESEÑA MUSICAL

“Sons romanos e Compostela”, por Fernando Buide, al órgano

    “De Lugares e órganos” dedicará su sesión en la Igrexa de San Paio de Antealtares 20´30 h.-, al compositor y organista Fernando Buide, en un programa tenor de su criterio. La faceta de organista del compostelano, que fue residente de la Ac. de España en Roma y que gozó del magisterio de Antonio Díaz Corveiras y Donald Witkins, en los dominios del instrumento, tuvo el privilegio de estrenar su “Concierto para órgano y orquesta”, junto a obras de Olivier Messiaen y Paul Dukas, bajo la dirección de Diego Martín-Etxebarría, teniendo como protagonista al prestigioso Juan de la Rubia, con la “ONE”. Era su composición un encargo de la “OCNE” y una creación pensada para el órgano Grenzing, del Auditorio Nacional, uno de los instrumentos más fascinantes que el autor había conocido. Una obra que partía de un pequeño tema que, en cierto modo, podría remitirnos al repertorio de órgano ibérico, una de las tradiciones organeras en las que se basa el de Madrid. A partir de ahí, la obra establecía una suerte de variaciones sin solución de continuidad donde la orquesta y el órgano, transformaban tímbricamente las ideas iniciales, una suerte de narrativa fantástica que no excluía momentos más impetuosos, donde el órgano mostraba su lado más virtuosístico.

    Tomando la palabra del organista, con respeto al concierto anunciado, al igual que en la arquitectura y las artes visuales, la mirada desde Compostela hacia Roma, se sintió también en la música, estableciendo fructíferas aproximaciones creativas. El recorrido sonoro del concierto, se extiende a creaciones actuales, que exploran el peculiar universo del órgano ibérico de San Paio, uno de sus más fascinantes exponentes. Dos de las piezas elegidas, se escucharán en transcripciones de profesionales y estudiosos que ejercen en la vida cultura de nuestra tierra, lo que supondrá un tratamiento que contribuirá a descubrir prismas sonoros diferentes. Partimos de Josquin des Pres, marcado por las influencias de Ockenghem y Busnois, con un clara asimilación del melodismo italiano y que estuvo en Ferrara al servicio del duque Ercole I, antes de hacer una brillante carrera en Brujas con Felipe el Hermoso, que le trajo a España, del que escucharemos “Virgo prudentissima”, típica transcripción de una pieza vocal tomada de una antífona del “Magnificat” de las vísperas de la Asunción de María, perteneciente a un códice del monasterio de Saint Gal.

    Un madrigal perteneciente a Domenico Mª de Ferrabosco (1513/88), “Io mi son giovanetta”, pieza de gran arraigo en su tiempo, y que conocerá distintas transcripciones. Músico perteneciente a una estirpe de notables maestros, comenzando por este maestro boloñés, y que en cada uno de sus vástagos, dejará ejemplos que crearán escuela a partir de su hijo Alfonso o su nieto del mismo nombre, que asimilará la escuela flamenca. La pieza elegida, de cuando era maestro de capilla de San Lorenzo y Damaso, en Roma, tras su paso por el Vaticano, se guarda en la Biblioteca Estatal de Baviera y pertenece a Bernhard Schmidt.

    Girolamo Frescobaldi, organista de San Pedro y de la Capela Giulia, compositor que no llegó a proponer nuevas formas instrumentales, supo ampliar el uso de construcción ternaria a 5, 6 o 7, secciones. Será el “fugatto” uno de los procedimientos de los que sacará partido. Órgano y clave dominan el conjunto de su obra, pensada para teclados normales. Aspecto a destacar serán la importancia de sus madrigales. Suya es la “Fantasia undécima, sopra quattri sogietti”, de su primera colección impresa, perteneciente al año de su incorporación al Vaticano. Conjunto de piezas de trama contrapuntística mixta, basada en las reglas de los grandes polifonistas del XVI, en los que la estructura general, dejaba libertad a la fantasía del músico.

    J.Sebastian Bach, con la “Toccata cromaticha per le Levatione” (messa della Domenica), del grupo de las “Fiori musicali”, de gran divulgación en su momento, y uno de los libros de cabecera del joven que acabará usando como modelo, en un compendio de obras litúrgicas pensadas para el momento de la consagración. Domenico Zipoli, al que volvemos a encontrarnos tras el concierto de “Dous mares”, en donde acaparó un especial protagonismo, tendrá la ”Canzona en Sol m.”, primera sección en donde una melodía de tipo vocal, origina una trama contrapuntística, cuyo modelo procede de G.Frescobaldi y del esplendor del barroco, a la que siguen dos secciones más animadas y de textura más transparente que se acercan a nuevos modelos musicales para tecla que se confirmarán en el XVIII.

    El propio Zipoli, había sido alumno de Bernardo Pasquini, organista de Sta Maria Maggiore, y para cumplimentarle, la”Toccata 8 tuono per órgano”, que no renuncia a las influencias de Frescobaldi, abundando en estas referencias estilísticas, en los modos del “stylus fantasticus”, en los que se pretende dar la sensación de improvisación, enlazando pequeños contrastes episódicos como canal hacia el virtuosismo del intérprete. Para no distanciarnos, un breve cambio de impresiones abiertas con Fernando Buide, antes de entregarnos a una transcripción de Joam Trilho, realizada sobre la “Sonata en quinto tono Op. 5, nº 7”, de Arcangelo Corelli, en dos tiempos: “Largo” y “Allegro”, también compañero de Pasquini y de A.Scarlatti, en la “Ac. Arcadia”, de Roma, de gran vigencia entonces. Para el caso, en Galicia disponemos de uno de los cuadernos de los libros de órgano, transcritos por el musicólogo e investigador Joam Trilho y que se encuentra en esa recomposición de la “Sarabanda” y la “Giga”, originalmente para violín y continuo.

    José Elías, con la “Pieza VIII sobre la Alma Redemporis Mater”, maestro en los dominios del órgano ibérico, en la transición entre el Barroco y el Clasicismo, cuya obra en programa es un preludio que precede a una fuga que desarrolla una melodía gregoriana de una antífona mariana. Se encuentra en el “Libro de órgano” de Melchor López Ximenez (1759/1882), quien fuera maestro de capilla de la Catedral de Santiago. D.Scarlatti, maestro por excelencia, tendrá la “Sonata para órgano K. 287”, una de las escasas escritas para órgano, dotada de brillantez y desenvoltura. Una transcripción de Xoán Carreira y Maruxa Baliñas, realizada sobre la “Sonata en La m. n º 2”, de Gaspar Esmit, quien ocuparía plaza en Tui, Ourense y en Xunqueira de Ambía. En la obra transcrita, la herencia de Scarlatti y un aire del clasicimo vienés y hasta francés.

    Para concluir, un estreno del propio organista, la “Fantasía sobre Alma Redemtoris Mater”, compuesto para la ocasión, sobre ese himno, que concede razones para una serie de variaciones. Por razones históricas, una de las funciones litúrgicas del órgano, era precisamente realizar pequeñas intervenciones que sustituían, de manera alternativa, versos cantados de los textos litúrgicos. Idea que se recupera para reelaborar las melodías del himno mariano, enlazado libremente con los versos que componen el canto gregoriano.

    31 ago 2021 / 01:53
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito