Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 octubre 2021
15:11
h

Vacunarse + medidas preventivas

    LAS vacunas actuales han salvado millones de vidas, pero permiten la infección (se han producido contagios en población más frágil y vulnerable, especialmente en las residencias de mayores, hay que blindar a las personas que tienen un mayor riesgo). El haber logrado en menos de 9 meses vacunar a más de 35 millones de personas en España de 42,1 (población diana, quedan menos de 7 millones de personas por vacunar), es un hito histórico digno de mención.

    Hay que insistir que las personas vacunadas están protegidas ante el riesgo de enfermedad grave o de morir, que no es poco, pero no de contagiarse. La inmunidad de grupo no es posible a pesar de tener al 74% de la población vacunada con la pauta completa, la variante delta dominante en todo el mundo (muy contagiosa y virulenta) tiene mucho que ver en ello, pero también la naturaleza de estas vacunas al no ser esterilizantes (no eliminan el virus). Es preciso asumir esta realidad, ya que lo contrario sería vivir en una sensación de falsa seguridad muy peligrosa que no nos lleva a ninguna parte.

    Para alcanzar la inmunidad de grupo es imprescindible que se cumplan una serie de requisitos: que las vacunas sean esterilizantes (eliminen el virus e impidan el contagio); que sea baja la tasa de mutación del virus y de aparición de nuevas variantes que tiendan a eludir la eficacia de las vacunas actuales; que la inmunidad que aportan las vacunas actuales sea duradera. Si la población vacunada se infecta, puede contagiar, la inmunidad de grupo ya no cuenta.

    La experiencia y conocimiento de estos últimos meses, nos dice que nos tenemos que olvidar de la inmunidad de grupo. No podemos dejar todo en manos de la vacunación para mantener el control de esta pandemia, la mejor demostración la hemos tenido en esta 5ª ola. La vacunación no es suficiente para acabar con esta pandemia, mientras no dispongamos de la vacuna esterilizante. Las medidas de prevención y de protección individual siguen siendo imprescindibles. Con una IA = 131,3 casos por 100.000 hab.), con clara tendencia a la baja, mientras la IA no esté por debajo de los 25 casos por 100.000 hab. (siguiendo las recomendaciones de la OMS) la pandemia no estará bajo control, de ahí la importancia de mantener la guardia en alto y no relajar medidas.

    Esta pandemia es un problema global, afecta a todo el planeta y por tanto a toda la Humanidad, mientras no vacunemos a toda la población susceptible, el virus seguirá circulando. Cuántos más contagios se produzcan, más riesgo de que mute el virus y de que surjan nuevas variantes que puedan eludir la eficacia de las vacunas actuales. Mientras no esté vacunada toda la población, seguiremos teniendo un riesgo planetario, aunque en nuestro ámbito local estemos vacunados y tengamos casos menos severos, pero pueden representar una amenaza. La llegada de nuevos fármacos antivirales específicos contra este coronavirus ayudará a tratar mejor la enfermedad de la COVID-19. Lo que toca ahora es vacunar, que nadie se quede sin vacunar, cuanto mayor sea el porcentaje de población vacunada, mejor para todos; y además seguir con las restricciones y las medidas de prevención, fundamentales para lograr que la tasa de positividad esté por debajo del 5% y que la incidencia acumulada esté por debajo de 25 casos por 100.000 hab., y con ello mantener el control de la pandemia. Estamos en el camino de conseguirlo. No podemos dar marcha atrás y tirarlo todo por la borda una vez más. Por favor esta vez no!

    13 sep 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito