Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
21:42
h

Azkoitia recuerda a Piris, el primer niño asesinado por ETA, 42 años después

Tenía trece cuando le estalló una bomba que habían puesto en el coche de un guardia

Azkoitia. El 29 de marzo de 1980 José María Piris, de 13 años, volvía a su casa en Azkoitia cuando le estalló una bomba que ETA había colocado en un coche de un guardia civil. Fue el primer niño asesinado por la banda terrorista, al que este sábado se rindió un homenaje en la localidad guipuzcoana.

En el acto, la consejera vasca de Justicia, Beatriz Artolazabal, recalcó que no hay idea ni proyecto político que pueda ser defendido con violencia.

Artolazabal intervino en este homenaje celebrado un sábado frío y lluvioso como aquel en el que el pequeño José María y su amigo Fernando García López caminaban por una calle de Azkoitia cuando vieron un paquete que les pareció curioso y que resultó ser una bomba de ETA que se había desprendido de los bajos de un coche de un guardia civil.

La explosión acabó con la vida de Piris, que se convirtió así en el primer niño asesinado por la banda terrorista, y provocó graves heridas a Fernando, que estuvo presente en el homenaje a su amigo con “muchísima emoción”.

Tras el atentado la familia volvió a San Vicente de Alcántara (Badajoz), de donde habían salido años antes en busca de una vida mejor.

“Ya era hora de que se hiciera un homenaje a José María”, señaló a los periodistas Fernando García, que el viernes mantuvo un primer encuentro con el hermano de su amigo, Juan Antonio Piris, en una visita al centro Memorial de Víctimas del Terrorismo en Vitoria y con quien acudió este sábado a Azkoitia.

La iniciativa, aplazada en dos ocasiones debido a la pandemia, partió de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Extremadura y fue organizada por el Gobierno Vasco en colaboración con el Ayuntamiento de Azkoitia.

El acto consistió en una ofrenda floral en la estela funeraria en recuerdo de José María Piris, colocada por el entonces alcalde de Azkoitia, Román Sudupe, donde ocurrió el asesinato.

“Soy madre y me lo puedo imaginar. Es imposible sentir el desgarro, el dolor, la pena infinita que la madre, el padre y la familia sintió aquel día. Hoy nos une el recuerdo, el cariño y el compromiso”, señaló Artolazabal.

El alcalde de Azkoitia, Javier Zubizarreta, instó a reflexionar sobre el “por qué y para qué” de esta muerte. efe

02 abr 2022 / 19:06
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.