Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 16 enero 2022
20:20
h

Gimeno asfixió a su hija, según señalan datos de la autopsia

De esta conclusión del informe forense se infiere que su padre la arrojó al mar ya muerta

La autopsia practicada a Olivia G.Z. determina que la niña sufrió una “muerte de manera violenta” y que la causa fundamental es compatible con un mecanismo de asfixia mecánica por sofocación que le produjo un edema agudo de pulmón.

De esta conclusión del informe forense se infiere que su padre, Tomás Gimeno, la arrojó al mar ya muerta.

De este modo, a muerte de la niña se sitúa entre las 19.54 y las 21.00 horas del 27 de abril de 2021, el mismo día de la desaparición de Olivia y de su hermana Anna, ambas supuestamente asesinadas por su padre, legalmente desaparecido.

Así consta en el informe médico forense definitivo de la autopsia a Olivia G.Z. remitido al Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Santa Cruz de Tenerife.

El cuerpo de la niña, de seis años de edad, fue hallado en el fondo del mar el 10 de junio de 2021 por el buque oceanográfico Ángeles Alvariño.

En cambio, no fueron localizados los de su hermana Anna, de un año, y de su padre, Tomás Gimeno.

recuperado un bolso de deporte sospechoSO En la zona donde fue localizado el cadáver de la pequeña Olivia fue recuperado un bolso de deporte en el que los investigadores sospechan que el padre metió el cuerpo de su hija menor.

Según la reconstrucción de los hechos del juzgado que instruyó la causa, a la hora en la que se produjo la muerte de Olivia, ella y su hermana estaban en la casa de su padre en Igueste de Candelaria, que fue objeto de diversos registros por parte de la Guardia Civil con la ayuda de perros adiestrados en la búsqueda de restos biológicos.

Según recoge el informe forense, los análisis de sangre, líquido pericárdico y contenido gástrico en muestras orgánicas de Olivia no detectaron presencia alguna de “sustancias de interés toxicológico”.

Recapitulando lo que fue uno de los sucesos más sonados del pasado año en España, tanto que el suceso alcanzó relevancia a nivel internacional y varios seguimientos especiales, hay que recordar que Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, no comunicó a su pareja en la carta de despedida que le dejó que tenía en su poder a las niñas, por lo que ella mujer no pudo sabe que se iba a cometer una acción ilegal, según señaló un auto judicial conocido a finales de junio.

La autoridad judicial dictó un auto en el que se calificó el caso como presuntamente constitutivo de sendos delitos de asesinato y un delito contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género, en referencia a la madre de las pequeñas y el trato que supuestamente dispensó el acusado a ésta desde que la pareja se separó en 2020.

14 ene 2022 / 01:34
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito