Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
Punto de información en el Gaiás. Los profesionales sanitarios llevaron a cabo toda clase de pruebas de alergias, enfermedades infecciosas y vacunación // Pese a las dificultades que han pasado, el estado de salud general es bueno TEXTO Á. Precedo

La Cidade da Cultura da atención médica a cerca de 400 refugiados

“Cuando arrancamos con el dispositivo, el pasado 30 de marzo, se notaba que los refugiados venían algo asustados, al final necesitaban pasar por un periodo de adaptación, porque era un medio hostil para ellos”, cuenta a EL CORREO María José Parrado Alonso, enfermera de Atención Primaria en Silleda que forma parte ahora del dispositivo de información sanitaria para los refugiados ucranianos que llegan a Galicia, desplegado en la Cidade da Cultura de Santiago a finales de marzo y que atendió a lo largo de un mes a una media de 27 refugiados cada jornada, siendo el 76% mujeres. En esta línea, la Xunta asistió a un total de 381 personas, lo que supone el 92,3% de las 413 que han sido citadas.

Estas personas “vienen de una situación grotesca, difícil de asimilar y llegan con cierta desconfianza, sobre todo al principio, los primeros que se acercaron hasta el dispositivo, que llevaban poquito tiempo en Galicia”, explica la enfermera, que añade que, con el paso del tiempo, todo fue más fácil, ya que “después de un mes aquí, entre ellos ya tienen contacto y se informan, ya están más adaptados a nuestro modo de vida y se muestran más receptivos”.

Las enfermeras son extremadamente cuidadosas en el trato que se les da, porque la mayor parte de las personas desplazadas son mujeres que llegaron a la comunidad con niños, porque los hombres de 18 a 60 años tuvieron que quedarse a luchar en el frente. Con los menores la delicadeza es extrema, aunque, en general, tienen precaución con todos.

De hecho, dentro del dispositivo cuentan con un psicólogo que les presta apoyo, pero a algunos les asusta. “Una chica, en el momento en que le dijimos que podía hacer uso de ese servicio de Psicología, se escapó corriendo por la puerta, porque ya venía muy nerviosa, tenía mucho miedo, había dejado a sus padres en Ucrania y estas son situaciones que calan mucho a nivel emocional”.

APRENDEN MUY RÁPIDO EL IDIOMA Y SE ESTÁN ADAPTANDO FÁCILMENTE. Otro de los grandes hándicaps a la hora de facilitarles atención era el idioma, para lo que en este dispositivo cuentan con traductores e intérpretes. Pero la enfermera Parrado asegura que, de seguir así, en unas semanas no les harán falta. “Me llamó mucho la atención la capacidad de aprendizaje que tienen a nivel idiomático”, afirma, e indica que “ellos con el poco tiempo que llevan aquí en Galicia ya son conocedores de muchas palabras e intentan hablarte, tienen una capacidad de aprendizaje bastante rápida”. Sin duda, “eso les va a ayudar a integrarse”, prevé. Aunque la adaptación no será igual de rápida para todos.

En el punto se les realizan pruebas de detección de enfermedades, se les pregunta si han recibido las vacunas estipuladas por el calendario vacunal gallego y, sino, se les ofrecen. Pero hay personas que no quieren ponérselas. Para la enfermera de Primaria en Silleda “esto depende mucho del nivel socioeconómico, según he podido ver”.

“En función del nivel socioeconómico de la persona acepta o no realizar pruebas serológicas y vacunarse, con diferencias más marcadas en edad infantil, yo al menos es lo que noté, que a niveles socioeconómicos más altos, al tener más conocimiento, no tienen tanta desconfianza, y se muestran más abiertos a aceptar determinadas pruebas y las vacunas”.

Después de haber atendido a un total de 381 pacientes ucranianos, a rasgos generales, Parrado asegura que “el estado de salud de todos es positivo, más allá de los que presentan ciertas discapacidades o enfermedades que les pueden provocar más limitación”. Al menos están bien físicamente, psicológicamente ya es otro cantar. “A nivel psicológico sí se notaba que venían asustados, con desconfianza, miedo, temor... Es lógico”, explica en este contexto.

ENFERMEROS, TÉCNICOS, MÉDICOS, PSICÓLOGOS Y TRADUCTORES EN UNA ATENCIÓN TRANSVERSAL. El dispositivo contó con una unidad de tramitación de la documentación por medio del PSX, del personal de servicios generales que, en función de la demanda, acudía un técnico o dos, dependiendo del número de citas del día y de si algunos ya tenían creada historia clínica o había que creársela de cero y cargarla en el Servizo Galego de Saúde.

Una vez pasan por ese puesto de tramitación de la documentación son derivados al puesto médico, donde los técnico de salud les hacen un informe de valoración sobre su estado de salud: recogen cosas como alergias, antecedentes familiares, tratamientos farmacológicos activos, si tienen alguna discapacidad...

Además, también se les pregunta por el lugar de residencia, si ya lo tienen establecido, para saber con quién están conviviendo. “Hasta donde pude investigar hablando con ellos, muchos llegaron aquí por medio de entidades y asociaciones privadas, que al principio los mantenían en espacios comunes, como albergues o lo que cada ayuntamiento determinase para ellos y, después, creo que se les dio la opción de familias de acogida, de hecho muchos estos días ya estaban subiendo a la Ciudad de la Cultura con particulares”, nos relata Parrado.

Con todos estos puntos para obtener información de ellos, lo que se consigue, según explica, es “esa primera toma de contacto con el sistema de salud”. Así se crea su primera ficha que, una vez que acudan al médico que se les asigne, podrá ser ya visualizado por cualquier personal sanitario del Servizo Galego de Saúde si así lo requiere en un momento dado.

Tal y como apunta a EL CORREO la subdirectora xeral de Saúde Pública, Marta Piñeiro, “es una actuación de Salud Pública para poder atender a las personas que por su condición de refugiados han pasado por un trayecto más o menos traumático y precario, y surge para darles una buena acogida y asegurarles una protección sanitaria equivalente a la de la ciudadanía gallega.

Más datos sobre los pacientes ucranianos

··· Por áreas sanitarias, la mayoría de las personas atendidas corresponden a la de Santiago (174), lo que supone el 45,7% del total. El resto de personas atendidas corresponden mayoritariamente con las áreas de Ourense (99), A Coruña (54) y Lugo (49).

··· De las actuaciones realizadas, un total de 243 fueron altas en tarjeta sanitaria: el 61,4% de las personas que acudieron necesitaron tramitar la alta de documentación sanitaria y el resto ya disponía de ella. El número de historias clínicas realizadas fue 381, el 100%. Y las vacunas administradas fueron 106, contra la covid-19 y pediátricas.

02 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.