Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 noviembre 2022
02:18
h
Avances del conflicto. Putin, un mandatario dictatorial que, al estilo de Hitler, decide invadir un país libre TEXTO Á. P.

¿Puede iniciar el conflicto en Ucrania una escalada internacional de la lucha?

Cuando echamos la vista atrás y pensamos en la Primera o en la Segunda Guerra Mundial, siempre tenemos claro cuáles son las fechas entre las que cada episodio bélico transcurrió: de 1914 a 1918 y de 1939 a 1945. Pero las personas que vivieron y lucharon en aquella época no eran conscientes de que estaban luchando en la Primera o en la Segunda Guerra Mundial, sino que fueron los historiadores quienes lo determinaron años después, analizando las características de las contiendas.

Del mismo modo, en la actualidad, ¿cómo saber si en Ucrania estamos ante el comienzo de la Tercera Guerra Mundial? Difícil determinarlo, pero los más críticos aseguran que un conflicto entre países no puede tratarse en ningún caso de una Guerra Mundial. Sin embargo... De un modo u otro las grandes potencias mundiales (EE UU, la Unión Europea, Japón, Australia e incluso China) han tomado parte a uno u otro lado, han impuesto duras sanciones y han enviando armamento.

No hay ataques directos contra el régimen de Putin, no se dispara a Rusia con armas, pero sí con sanciones, por lo que igual no hay que esperar a la entrada de la OTAN de forma activa en la lucha para que la Tercera Guerra Mundial dé comienzo, tal y como alertó que podía suceder el ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov. Esclarezcamos los hechos, veamos cómo comenzaron las grandes guerras del siglo XX y busquemos características comunes con la actual.

PRIMERA GUERRA MUNDIAL. Fue una confrontación centrada en Europa que se supone que arrancó el 28 de julio de 1914, con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo, a manos de Gavrilo Princip, un joven nacionalista serbio; y finalizó el 11 de noviembre de 1918, cuando Alemania aceptó los términos y rindió las armas.

El suceso se desencadenó después de décadas de grandes tensiones imperialistas en el mundo, cuando el imperio austro-húngaro dio un ultimátum al Reino de Serbia y se invocó a las distintas alianzas internacionales forjadas anteriormente. Así, en pocas semanas, todas las grandes potencias europeas estaban en guerra. Pero todo comenzó por el intento de invasión de Serbia por parte de una sola potencia, el imperio austro-húngaro, el 28 de julio.

Recibió el calificativo de ‘mundial’ porque se vieron involucradas todas las grandes potencias industriales y militares de la época (que no todos los países del mundo), divididas en dos alianzas: la Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia) y la Triple Entente (Reino Unido, Francia y Rusia). Conforme avanzaba la guerra hubo cambios en la composición. En total, más de 70 millones de militares, 60 millones europeos, se movilizaron y combatieron en ella durante los 4 años que duró.

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. Fue, igualmente, un conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y 1945. En ella, como durante la Primera Guerra Mundial, también se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, incluidas todas las grandes y las europeas. Se agruparon del mismo modo en dos alianzas militares enfrentadas: los Aliados (Reino Unido, Unión Soviética, China, Estados Unidos y Francia) y las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón).

El comienzo del conflicto suele situarse en el 1 de septiembre de 1939, con la invasión alemana de Polonia, justo cuando Hitler se decidió a llevar a cabo sus reivindicaciones expansionistas más delicadas, después de haber estado amenazando con ellas durante los años previos.

En esta contienda se movilizaron más de cien millones de militares y se puso sobre la mesa toda la capacidad económica, militar y científica al servicio de las potencias, borrando por primera vez en la Historia reciente la distinción entre recusos civiles y militares. Estuvo marcada por hechos de enorme repercusión que incluyeron la muerte masiva de civiles (entre 50 y 70 millones de víctimas, el 2,5 % de la población mundial), el Holocausto, los bombardeos intensivos sobre ciudades y el uso, por primera vez en un conflicto militar, de las armas nucleares.

¿TERCERA GUERRA MUNDIAL? Tras ver las características de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, pueden encontrarse ciertas similitudes en sus inicios con la guerra de Ucrania. En primer lugar, como sucedió durante la Segunda, el conflicto en Ucrania comenzó por los delirios imperialistas de un líder autoritario, el presidente ruso, Vladimir Putin, que quiere recuperar la grandeza que en su día tuvo la Unión Soviética, de la que en el pasado también Ucrania formaba parte, junto a otros países aledaños.

En segundo lugar, el país invadido, Ucrania, pidió ayuda al resto de sus socios internacionales para defenderse del enemigo. En este caso, por no estar incluido en la OTAN, también conocida como Alianza Atlántica (nombre que recuerda a esas alianzas del pasado), ni en la UE, la respuesta de ayuda no ha sido directa. Pero las grandes potencias sí han entrado en el conflicto tratando de ahogar a Rusia con la imposición de sanciones económicas y la expulsión de los organismos internacionales.

Otra cuestión a tener en cuenta es que Putin justificó la incursión en Ucrania como la única forma de conseguir ‘desnazificar’ el país. Cabe recordar que Rusia se posicionó durante la Segunda Guerra Mundial en contra de la Alemania nazi. Estaría tratando de traer esa antigua lucha al presente. Y, si bien para la mayor parte de los expertos, una Tercera Guerra Mundial no arrancaría hasta que la OTAN entrase de forma directa en el conflicto, mandando militares, y no solo enviando armamento, es difícil saber si estos son ya los primeros pasos.

la experta
“Rusia no tendría todas las de ganar”
Image
Montserrat Pintado Profesora de Políticas (USC)

“A pesar de lo grave de la situación y de lo pesimistas que podamos ser sobre la actitud contraria al derecho internacional y a los principios que rigen las relaciones internacionales de la Rusia de Putin, las perspectivas de que todo el sistema internacional se vea involucrado en un conflicto global no son, por ahora, probables”, asegura la experta en Política Exterior e Internacional de la USC, Montserrat Pintado. Justifica el razonamiento con varios argumentos: “la capacidad disuasoria del armamento nuclear o el autocontrol de las potencias europeas y de Estados Unidos sobre los hechos y, aunque menos, sobre las palabras”.

De tal manera que, “si bien el apoyo retórico, defensivo y económico a Ucrania es claro, la Unión Europea y la administración Biden han trazado una clara línea sobre su participación, que solo cruzarán en el caso de que estén en riesgo los miembros de la OTAN”, afirma la profesora Pintado.

Finalmente, y no por ello menos importante, hay otra cuestión fundamental a tener en cuenta para la experta en Política Exterior e Internacional: “las dificultades que Rusia está encontrando sobre el terreno, que han puesto sobre la mesa algunos de los problemas que sus Fuerzas Armadas arrastraban en los últimos años (poca experiencia de los reclutas, vulnerabilidad de las fuerzas de batallón ante los ataques o dificultades para lograr una supremacía aérea en el conflicto)”. Teniendo esto en cuenta, “en un cálculo de posibilidades de victoria, Rusia no tiene todas las de ganar”.

27 abr 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito