Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 28 enero 2022
01:34
h

La Eurocámara ratifica el acuerdo comercial con el Reino Unido

Cierra otro capítulo del Brexit y la salida definitiva de los británicos de la UE // Bopris Johnson celebra el respaldo y afirma que es “el paso final de un largo viaje

BRUSELAS. El Parlamento Europeo ratificó este miércoles el acuerdo comercial y de cooperación entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, un trámite que concluye cuatro años de negociaciones entre Londres y Bruselas y cuatro meses de escrutinio parlamentario del pacto final y cierra definitivamente los 47 años del Reino Unido en el club comunitario.

El voto salió adelante por 660 votos a favor, 5 en contra y 32 abstenciones.

El pacto queda, por tanto, listo para entrar en vigor de manera definitiva en los próximos días, un paso que no cambia el statu quo de las normas que se estaban aplicando desde la desconexión británica en enero pero sí elimina del todo la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.

El voto de la Eurocámara llega tras cuatro meses de escrutinio por parte de los eurodiputados de un acuerdo que los negociadores de Londres y Bruselas lograron cerrar en la tarde de Nochebuena de 2020 tras menos de un año de intensas conversaciones entre ambos equipos, en plena pandemia.

En un tiempo récord, los equipos liderados por Michel Barnier y David Frost consiguieron cerrar un acuerdo que resolvía las espinosas cuestiones de la igualdad de condiciones a uno y otro lado del Canal de la Mancha y el sector pesquero, los grandes obstáculos para encontrar el consenso durante 2020.

Tras la tarde del 24 de diciembre, y aunque la Cámara de los Comunes británica sí aceptó revisar el acuerdo antes de terminar el 2020, la Eurocámara rechazó acelerar el escrutinio para dar el visto bueno al pacto en menos de una semana de forma que entrase en vigor para el 1 de enero, el primer día con el Reino Unido completamente desvinculado de las estructuras comunitarias.

Los eurodiputados han usado estos cuatro meses, con el pacto aplicado de manera provisional para evitar el escenario de salida sin acuerdo, para escrutar párrafo a párrafo un tratado que define la relación entre ambos tras el Brexit y marca un importante paso atrás en la calidad de ese vínculo tras casi medio siglo de pertenencia del Reino Unido a la UE.

“ERROR HISTÓRICO”. Los eurodiputados también aprobaron una resolución adjunta que tilda el Brexit de “error histórico” y reconoce que el acuerdo cerrado logra proteger los derechos de los ciudadanos europeos, la paz en la isla de Irlanda, las comunidades pesqueras, el orden legal comunitario y la autonomía del poder de decisión de la Unión Europea.

“La Unión Europea siempre ha respetado la decisión del Reino Unido a la vez que ha insistido en que el Reino Unido también debe aceptar las consecuencias de salir de la Unión Europea y que un país tercero no puede tener los mismos derechos y beneficios que un Estado miembro”, apuntan en este texto los eurodiputados.

También vuelven a avisar sobre una de las causas que ha retrasado la aprobación del acuerdo en la Eurocámara: los incumplimientos unilaterales del Reino Unido del acuerdo de retirada y, en concreto, el protocolo que regula la situación especial en la que queda la isla de Irlanda, con parte de su territorio en la UE y parte en el Reino Unido.

Mientras Bruselas y Londres continúan su diálogo por esta decisión británica de extender unilateralmente la duración acordada para una medida aduanera específica en Irlanda del Norte, la Eurocámara pidió a la Comisión que no dude a la hora de aplicar medidas restrictivas al comercio, como cuotas o aranceles, si el Reino Unido sigue violando las cláusulas acordadas.

“No nos fiamos del Gobierno de Boris Johnson”, ha sentenciado en varias ocasiones el líder de las filas populares europeas –el mayor grupo en la Eurocámara-, Manfred Weber, que insistió en que la Comisión debe “usar todas las herramientas para asegurar la implementación correcta de los acuerdos y evitar más violencia en Irlanda del Norte”.

La presidenta de los socialdemócratas en el Parlamento Europeo, la española Iratxe García, dijo por su parte que el Brexit “representa la gran mentira de la derecha británica” y pidió que dé lugar a una reflexión “sobre lo perjudicial que puede ser el aislacionismo voluntario”. “Por nuestra parte, debemos tender una mano de amistad leal y debemos hacer todo lo posible para desarrollar una asociación constructiva”, añadió.

“¿El primer acuerdo comercial de la historia que erige barreras y elimina libertades? Un fracaso para ambas partes, pero mejor que nada. Aún creo que algún día un joven político ambicioso querrá que el Reino Unido lidere en la Unión Europea de nuevo”, escribió en Twitter el eurodiputado liberal Guy Verhofstadt.

“ENTRE DOS IGUALES”. El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha celebrado la aprobación por parte de el Parlamento Europeo del acuerdo que fija las condiciones de las relaciones entre la UE y Reino Unido tras el Brexit, ya que considera que “esta semana es el paso final de un largo viaje” y espera que sienten las bases de una etapa de “estabilidad” entre dos “iguales”.

“Ahora es tiempo de mirar al futuro y construir un Reino Unido global”, ha dicho Johnson, que durante estos últimos años ha defendido el Brexit como un instrumento para que Londres pudiese recuperar la soberanía perdida y llegar a sus propios acuerdos con otros socios, principalmente en el ámbito comercial.

El ministro británico responsable de las relaciones con la UE, David Frost, ha coincidido también en que es “un momento importante”, que “trae certidumbre y permite (a Reino Unido) centrarse en el futuro”. “Siempre intentaremos actuar con un espíritu positivo, pero siempre defenderemos nuestros intereses cuando tengamos que hacerlo”, ha advertido Frost en un comunicado.

Las comisiones de Exteriores y de Comercio Internacional ya habían dado su visto bueno al acuerdo, pero los eurodiputados se resistieron hasta el último momento a programar la votación en el plazo requerido -la aplicación provisional del acuerdo expira esta semana- por la desconfianza que genera el Gobierno británico, por sus incumplimientos de las disposiciones del Tratado de Retirada.

El Ejecutivo de Johnson decidió de manera unilateral aplazar hasta octubre el control aduanero que debía aplicar ya desde este abril a las mercancías que viajen desde Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte, de acuerdo a lo pactado entre Londres y Bruselas en el acuerdo de divorcio.

Por eso, los grupos políticos en la Eurocámara han dado su visto bueno al pacto pero alertado de que la institución vigilará que no se producen más incumplimientos o que, en caso de que ocurran, la Unión Europea actúa de manera apropiada.

La Unión Europea ve una violación del Derecho internacional por parte de Reino Unido en el aplazamiento de la aplicación del Protocolo de Irlanda anejo al acuerdo de salida, razón por la que Bruselas ha iniciado un procedimiento de infracción que podría acabar con Londres ante el Tribunal de Justicia de la UE si las partes no logran resolver la disputa. Agencias

28 abr 2021 / 09:55
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.