Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 septiembre 2022
05:01
h

Melilla frustra nuevas entradas, mientras Ceuta intensifica los retornos

Más de medio millar de marroquíes han regresado a su país de forma voluntaria en dos días// Prohibido un acto del líder de Vox, Santiago Abascal, previsto para hoy

La presión migratoria seguía centrando ayer la actividad en las dos ciudades españolas norteafricanas, con Melilla evitando de madrugada que setenta marroquíes saltaran la valla y Ceuta acelerando los controles para que regresen los que entraron ilegalmente hace seis días.

Melilla experimentó la sexta noche de presión consecutiva en su perímetro fronterizo, las últimas dos sin ninguna entrada gracias al refuerzo policial y militar en la zona española y marroquí, donde las fuerzas de seguridad trabajan de forma conjunta en la contención y disuasión de los migrantes.

Según informó la Delegación del Gobierno de Melilla, el primero de los intentos de la pasada madrugada se produjo sobre las 1.25 horas, con un grupo de cincuenta marroquíes por la zona de Palma Santa, cerca del paso fronterizo de Farhana.

A las 4.20 horas hubo otro intento de entrada de veinte marroquíes por la zona del río de Oro, el mismo lugar donde horas antes, la tarde del sábado, se produjo uno en el que participaron entre 200 y 300 personas, y por el que sí lograron acceder cuarenta el pasado viernes por la tarde tras romper la reja del cauce.

En Ceuta, donde la frontera del Tarajal amaneció tranquila ayer por cuarto día seguido, la Policía Nacional y la Local aumentaron los controles en las zonas montañosas donde se sabe que hay asentamientos ilegales de inmigrantes que llegaron a principios de semana en un episodio de migración inédito.

La intensificación de los controles se produce porque aún quedan en la ciudad decenas de marroquíes que lo último que quieren es regresar a su país de origen.

El número de devoluciones de inmigrantes marroquíes que entraron irregularmente en Ceuta asciende ya a 7.500 personas, según los datos facilitados ayer por la Delegación del Gobierno.

La cifra se incrementó en quinientas personas durante las últimas veinticuatro horas como consecuencia de la entrega de más inmigrantes a Marruecos, así como por los retornos voluntarios de otros.

En Ceuta, además, surgió un nuevo conflicto político porque la Delegación del Gobierno decidió prohibir las concentraciones en la ciudad como consecuencia de la crisis migratoria, lo que afecta al mitin que el presidente de Vox, Santiago Abascal, tenía previsto ofrecer hoy tras visitarla el pasado miércoles.

El PSOE de Ceuta, por su parte, hizo un llamamiento a la “calma y la tranquilidad” de la ciudadanía ante la decisión de la Delegación del Gobierno de suspender las concentraciones previstas en la ciudad.

Tras estos episodios, el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Granada Javier Jordán explicó que entre los que estudian las relaciones internacionales hay un término cada vez más habitual: “zona gris”.

Un conflicto entre el negro de la guerra y el blanco de la paz, con métodos “ambiguos” como la presión migratoria a la que ha recurrido Rabat.

Rabat
Primer día de silencio tras la tensión

···El Gobierno de Marruecos optó ayer por el silencio, por vez primera tras una semana que comenzó con una crisis migratoria sin precedentes -más de 8.000 emigrantes entraron sin ningún control en Ceuta en dos días- y continuó con varios días de escalada verbal de su diplomacia con advertencias a España. Todos los canales gubernamentales, incluida la agencia oficial marroquí MAP, que en los días pasados publicó decenas de artículos críticos atacando la política española, permanecieron en silencio, mientras que llegan desde España continuas llamadas a la conciliación.

24 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.