Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 28 noviembre 2020
16:10
h

El Camino perdió 147.000 viajeros y ciento cincuenta millones hasta julio

Por la buena evolución de enero y febrero se preveía un aumento del 10 % de peregrinos // Se les atribuye unos mil euros de desembolso promedio para sus trayectos // Compostela acumula cerca del 22,5 % del impacto de la caída de ingresos: desde el 14 de marzo 33 millones // El Año Xacobeo, según los datos del BBVA, generaba en Galicia entre dos y tres décimas más de PIB anual

El Camino de Santiago salió del confinamiento. Después de que Galicia abandonase el estado de alarma, los primeros peregrinos, al principio gallegos, también algún valiente de otras comunidades en los primeros días, comenzaron a recorrer algunas de las todavía poco concurridas etapas que los traen a Compostela. Tras el 1 de julio, la reapertura de los albergues, aunque sea con aforo limitado y reserva previa, devuelve a la vida una Ruta Xacobea que en 2019 atrajo al récord histórico de 346.157 caminantes, casi veinte mil sobre la plusmarca del año anterior.

Vuelven a sentirse los pasos por el Camino Francés, otrora el más transitado, el Portugués, el Inglés, el Primitivo, el del Norte, el de la Plata, el de Finisterre... tras meses de silencio. Un tiempo que por el recogimiento o clausura marcado por la pandemia, ha resultado muy gravoso para la economía sostenida por la más que milenaria peregrinación.

El cuánto total es complicado de calcular, aunque con permiso de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, que celebra todavía el haber sido merecedora de la Medalla Castelao que otorga la Xunta en su edición 2020, nos atrevemos a realizar una estimación propia.

En base a los datos de la Oficina de Acogida de la Catedral de 2019 y los que se recogieron hasta el 14 de marzo de este año, cuando se decretó el estado de alarma y fueron quedando desiertos todos los Caminos, “observamos que el crecimiento interanual de enero y febrero seguía la tendencia de los últimos años, aumentando algo más del 10 %”, nos apunta Jorge Martínez-Cava, presidente de la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid.

El pasado enero, mes invernal y el más flojo del año, fueron 1.999 los peregrinos que sellaron la Compostela, frente a los 1.737 de 2019; en febrero se subió de los 2.119 caminantes del anterior ejercicio a los 3.076 del presente. “Se supone que si todo hubiese sido normal la tendencia habría seguido, incluso sería algo superior en los últimos meses tal como ya conocíamos de los años anteriores a los Años Santos”, explica Martínez-Cava, y completa: “Los peregrinos van calentando motores según se acerca el mes de diciembre”.

Pero “esto no ha sido así” por la pandemia de la covid-19. Llegó marzo, y si el año pasado se habían contabilizado 7.474 peregrinos, en idéntico mes de este año la cifra total se despeñó, hasta donde ofrece datos la Oficina de Acogida, a 1.710 personas. Un descenso del 77,1 % que alcanzó la totalidad, el 100 %, cuando se prohibió cualquier desplazamiento a colectivos no esenciales.

“Si partes de las cifras que estás manejando y le aplicas un crecimiento medio del 10 % a cada mes en que no ha habido peregrinación te puede servir para calcular lo que se ha perdido”, nos aconseja Martínez-Cava. Y así lo hacemos, aunque solo con mantenerse las cifras del año pasado no se habrían perdido 5.764 caminantes en marzo, otros 31.721 totalizados en abril de 2019, en mayo 46.673 y los 49.066 de junio, en total 133.224. Pero si aplicamos esa estimación de crecimiento del diez por ciento hablaríamos de cerca de 147.000 que habrían dejado de recibir la Compostela a 1 de julio. En marzo hubiesen sido mas de 8.200, sobre 35.000 en abril, 51.340 en mayo y cerca de 54.000 en junio.

La propia Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago estimaba en estudios realizados en años anteriores, que publica en su revista Peregrino, que el gasto promedio por peregrino se sitúa en torno a mil euros. En 2016 situaron la cifra desembolsada a lo largo de la ruta Xacobea en 282 millones de euros, que crecían por encima de los 301 millones un ejercicio después. Según nuestros cálculos, con las cifras de caminantes de 2018 estaríamos hablando de unos 327 millones, y los 346.157 peregrinos de 2019 se traducirían en ingresos en torno a los 346 millones.

Por tanto, si fuesen 133.000 los peregrinos que se esfumaron en estos meses con los Caminos parados, serían 133 los millones perdidos; si los viajeros se hubiesen incrementado al ritmo de los primeros dos meses de este ejercicio, las pérdidas acumuladas en las 109 jornadas de parálisis obligada por la crisis sanitaria ascenderían a cerca de 147 millones de euros. Un impacto que se concentra directamente sobre el terreno, en las etapas del Camino, que se lleva el mayor porcentaje del presupuesto de cada peregrino.

El gasto diario que realizan representa un relevante flujo económico, pues incluye alimentación, pernocta, farmacia y ocio, entre otros. En los informes de los Amigos de los Caminos de Santiago se trabaja con una media por persona y jornada de 38 euros, calculando la distancia recorrida por los peregrinos a pie a razón de 25 kilómetros por jornada y 55 para los ciclistas y jinetes, convertidos así en millones de jornadas.

No hablamos solo de Galicia, sino del conjunto de ciudades a lo largo del mismo (Ponferrada, Astorga, León, Burgos, Pamplona...) e incluso fuera de él, pues como se computa el pre-Camino (la preparación) y el post-camino (el regreso al hogar) aparecen Madrid, Barcelona o Valencia. Sin embargo, Compostela, como meta, concentraría un 22,5 % de todo el desembolso, según el estudio, por lo que pueden atribuírsele hasta 33 millones en pérdidas por este trimestre largo sin peregrinos.

Le seguirían como principales damnificadas en la comunidad los dominios de Sarria y las localidades en la ruta desde O Cebreiro.

Pero... ¿qué pasará ahora tras este duro golpe? Jorge Martínez-Cava señala que lo que viene a partir de este 1 de julio “es una incógnita, evidentemente; solo cabe estimar y cada camino va a ser un mundo”. El año pasado 51.883 peregrinos los recorrieron en el séptimo mes del año. En el presente, al ritmo al que comenzaba el año, podrían haber superado los 57.000. Ahora veremos. Habrá que ver si el tirón nacional y entre los propios gallegos alivia la esperada caída de extranjeros, que copaban el 58 % de peregrinos.

Antes de que se cruzase la pandemia, Galicia, según relató a EL CORREO GALLEGO Rafael Domenech Vilariño, el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, podía confiar dos ó tres décimas extra al PIB en 2021 en el Xacobeo, aporte que ahora es una incógnita.

Se echará de menos el peregrinaje de estadounidenses

Frontera abiertas. Si atendemos al listado de los países seguros que pueden viajar a la UE desde comienzos de este mes y entre quienes podrán retomar el peregrinaje por el Camino, estarían los habitantes de Australia, Argelia, Canadá, China, Corea del Sur, Georgia, Japón, Marruecos, Montenegro, Nueva Zelanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Ruanda. Sólo un país latinoaméricano, Uruguay, tiene luz verde. Se echará de menos muy especialmente a los peregrinos de EE. UU., que con 20.652 viajeros rozaron casi el 6 % de los llegados en 2019. Tras los 146.350 españoles, 28.749 italianos y 26.167 alemanes son los siguientes en relevancia, por delante de los 17.450 portugueses.

“A xente ten que sentirse moi segura”
Image
Mª de las Mercedes Parrado
Propietaria pulpería Ezequiel de Melide

María de las Mercedes Parrado Rodríguez es la propietaria de la Pulpería Ezequiel, en Melide. Es la hija de los fundadores, que la abrieron hace seis décadas, en 1960. “Meus pais loitaron moitísimo”, nos comenta. Ella se casó a los 21 años en contra de los deseos de su padre, que pretendía que estudiase. “A min non me gustaba, e xa me puxen a traballar”. Ya desde niña ayudaba en la pulpería, pero fue desde su boda en 1992 cuando se volcó en ella. “Meu pai morreu no 2014 e a miña nai deulle un ictus en xaneiro de 2007”, señala. “Aínda vive, grazas a Deus, témola moi coidadiña, a 50 metros daquí, na súa casiña, con 3 coidadoras, día e noite, ademáis de nós”.

Desde el pasado febrero comenzó a extenderse el temor a la posible pandemia, y a partir de ahí “xa non subíamos xunto a ela, levabámoslle a compra e as coidadoras eran as que a metían para dentro, para ter moitísimo coidado”. Tiene dos hijos, el mayor de 23 y el pequeño de 12. Éste último nació con los riñones mal y tuvo que luchar ocho meses para conservar uno de ellos. Es su desvelo desde que escuchó “que o coronavirus ataca aos órganos”.

“Había, e aínda hai, moitísimo medo”, apunta la pulpeira. Recuerda que “xusto antes de pechar, aquel 14 de marzo, cando comezou o estado de alarma, non había xeles hidroalcoólicos, e tanto alcool votei, que me queimei as mans todas e doéronme unha barbaridade”.

Pasado ya el confinamiento, recuerda que “foi un pouco duro, pero non só para min, en xeral para todo o mundo. No pobo, a xente que ten unha casiña aínda ben, pero para a que vive nos pisos, coma nós, foi moito máis difícil”. Señala que “a xente da aldea penso que foi unha privilexiada, porque no rural teñen eira na súa propia casa, e ao ser eles sós, ninguén lles podía dicir nada”.

En cuanto al negocio “abrímolo pouquiño a pouco o luns 25 de maio, coa reducción de aforo”. Al principio “a cousa estaba moi baixiña, iamos facendo potiñas pequenas, mesmo o día da feira, un pouco para levar e pouca xente no restaurante”.

Se sumó que “tardaron moitísimo en pagar a quen estaba nos ERTE, e a xente que se ve sen cartos e con medo, non se move”. En un principio nos confió que ella quería que se abriesen solo las provincias y así pudiese venir la gente de los alrededores. ¿Y los peregrinos de fuera? “Polo económico si –nos confía– pero pola saúde é preferible agardar un pouquiño máis, en beneficio de todos”. Porque “nun pobo coma Melide que vive do Camiño, cuns oito mil cincocentos habitantes, temos que ter coidado, porque se nos chegamos a contaminar caeriamos coma moscas”. Si el pasado junio podía ser “demasiado pronto, agora en xullo, con sentido común, podemos equilibrar a saúde e a economía”.

Mercedes Parrado asegura que “intento facelo o mellor posible non só por min, tamén pola xente, que se sinta segura”. Hay geles hidroalcohólicos en la puerta, desinfección constante de las mesas y bancos, “mesmo dos cartos, as moedas!”. Mantienen el metro y medio de distancia entre clientes y limitan el aforo al 70 %. “Collemos unha rutina, e canto mellor fagamos todos as cousas e máis responsables sexamos, mellor para todos”. Nos lo dice tras poder haber atendido a un grupo de 32 sevillanos. Se empieza a ver algo de luz, aunque hoy trabajen 4 de las hasta 15 personas que con extras llegaba a emplear, tras levantar del ERTE a las trabajadoras más antiguas. Ahora, con su marido, toca “ver como vai indo” para sumar al resto.

“Se puede y se debe volver a los orígenes”
Image
Noelia Ramos
Autora del blog Woman to Santiago

Consciente de que la covid-19 “ha cambiado el mundo por completo y el Camino de Santiago no ha sido menos”, Noelia Ramos y el equipo que está detrás de su blog, Woman to Santiago, ha realizado varias mesas de debate sobre el futuro de la Ruta Xacobea a través de Radio Viajera, contando con los principales actores detrás del mismo, historiadores, políticos... ¿A qué conclusiones llegaron?

“A dos muy sencillas, como el Camino mismo: que éste tiene una oportunidad de volver a sus valores históricos que lo fundaron hace más de 1.000 años”, afirma, a ser “un viaje personal en solitario donde la aventura y el esfuerzo priman sobre el turismo y la comodidad”. La segunda es “su continuidad en el futuro a pesar de la pandemia, su historia nos enseña que sobrevivió en el pasado a pestes y guerras mucho peores”. Más allá de los valientes que se han echado ya a patear la Ruta, entre ellos blogueros, Noelia cree que el reinicio oficial desde el pasado 1 de julio es “ilusionante sin duda, al estar transitado por peregrinos de largo recorrido que no renuncian a esa aventura y a la satisfacción de completar una peregrinación a Santiago de Compostela por sus propios medios”.

Sobre si debería limitarse, de entrada, a peregrinos nacionales o como mucho la península, esta bloguera opina que “el Camino no entiende de nacionalidades y mucho menos de identidades”, lo que constituye “un valor muy importante a cuidar en estos tiempos donde se priman las diferencias por encima de lo que nos une”. La única limitación debe venir de los protocolos sanitarios, “es el momento de la responsabilidad, debemos comportarnos como adultos sin esperar al castigo del niño que actúa de forma imprudente”, considera.

Porque... ¿se podrá garantizar un Camino libre de covid-19? “La única garantía existente hoy por hoy efectiva es nuestra conducta, y un peregrino debería ser ejemplar en ello. Todos nos jugamos mucho en esto, fuera o dentro del Camino de Santiago”. La Ruta, en un momento donde “la distancia social es una de las vacunas más efectivas” contra la pandemia, “representa un viaje personal en solitario, donde se toma contacto con el medio rural y natural en la mayoría de sus tramos”. Esta es una gran ventaja, “una excelente simbiosis que el peregrino puede aprovechar para disfrutar de su viaje sin riesgos propios y ajenos”.

Los límites de aforo, el adiós a las literas, las medidas sanitarias hacen que sean “inevitables los cierres de albergues, tanto públicos como privados”, pues “algunos serán inviables debido a la drástica reducción de plazas y servicios comunes”. Eso sí, nos confirma Noelia Ramos que en la actualidad “se está trabajando en ofrecer al peregrino una red mínima de albergues públicos seguros con un protocolo de actuaciones claro y conciso, que todo peregrino debe aprender y tener presente como una rutina más de su viaje”.

Otra de las cuestiones que le hacemos, versa sobre el papel que podrán jugar los prescriptores del Camino, como es su caso y el de otros blogueros y profesionales. Considera que “siempre y ante todo deben dar ejemplo como peregrinos”, pues “el conocimiento es el primer paso para alcanzar la confianza”. Por ello “informar veraz y responsablemente de la situación del Camino de Santiago debe ser la máxima entre comunicadores de las rutas jacobeas”.

20 jul 2020 / 09:58
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.