Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h
Agalber sugiere que la apertura de los establecimientos públicos supondrá una competencia que perjudica al gran número de empresarios que ven peligrar su negocio // Prevén el cierre de muchos hospedajes ante la ausencia de clientela extranjera, que supone cerca del 65 % TEXTO Andrés Bernárdez

Albergues privados piden exclusividad

Cuando se cerraron los albergues del Camino, la mayoría de personas relacionadas con la Ruta no esperaban que dos meses más tarde la vuelta a la actividad sería todavía una incógnita. A punto de entrar en la fase dos de la desescalada, la apertura del confinamiento amenaza con ir para largo y, desde luego, ya nadie espera la llegada masiva de peregrinos de todas las nacionalidades a la que está acostumbrada la ciudad de Santiago.

En este sentido, incluso en el caso de que todo fuese según lo previsto y Galicia consiguiese pasar a mediados de junio a la fase tres, la limitación de movimientos seguirá siendo una máxima que afectará a todo aquel que esté pensando en volver a ocupar la Ruta. Así, todo indica que habrá que esperar a bien entrado el verano para que el turismo nacional pueda llegar a cuentagotas a las ciudades gallegas.

La principal preocupación cae sobre los albergues, elementos imprescindibles para la salud de la Ruta, que tendrán que adaptarse para hacer frente a la temida nueva normalidad. En este sentido, los hosteleros y comerciantes ligados al Camino lamentaban hace unas semanas la falta de respuestas por parte de los poderes públicos, que todavía no se han pronunciado de forma clara a este respecto. Te- men que el miedo y las limitaciones impuestas por el Gobierno central echen por tierra sus negocios. Uno de los colectivos más perjudicados podría ser justamente el de los hosteleros, que llevan semanas trabajando activamente para no perder el contacto con los peregrinos. Este es el caso de la Asociación de Empresarios del Camino Primitivo, cuyos integrantes grabaron un vídeo en el que invitaron a todos los amantes de la Ruta Jacobea a esperar pacientemente y enviaron mensajes de ánimo a quienes tuvieron que anular sus viajes.

Por su parte, Agalber, la Asociación Galega de Albergues Privados, lamenta la falta de información que reina en el sector. Miguel Ánxel Rodríguez, presidente de la entidad, cuenta que muchos de estos establecimientos están pensando en no abrir durante este verano. Confían toda la temporada a los visitantes nacionales, que apenas suponen un 35 % de su clientela y todo indica que el número de españoles que se decidan a hacer el Camino este año “descenderá moito”.

Ante esta difícil situación, la Asociación estuvo trabajando en un documento que señala las directrices a seguir para que todos los albergues privados de Galicia minimicen la posibilidad de contagio. Aunque finalmente estas recomendaciones, entre las que se incluía un cuidado especial de las zonas comunes y una limitación del aforo de las habitaciones para aquellos peregrinos que no viajen en grupo, no serán obligatorias y funcionarán como un sello de calidad, lo cierto es que Rodríguez confía en que la gran mayoría de los establecimientos adopten una actitud responsable “sobretodo porque non facelo tamén poría aos traballadores en risco”. El Gobierno autonómico, por su parte, tiene previsto aprobar un documento en el que se incluirá una batería de medidas específicas para estos establecimientos.

Por último, Miguel Anxo Rodrí- guez señala que, pese a reconocer la importancia de los albergues públicos en muchas localidades gallegas, considera innecesaria su presencia en aquellos lugares en los que el flujo de peregrinos es asumible por los establecimientos privados. “Os públicos teñen unha función moi importante no inverno, ou naqueles sitios onde non hai moitas alternativas. Pero creo que nunha situación como a actual supoñen unha competencia que dificulta que moitos pequenos negocios poidan sobrevivir”, explica, antes de concluír que “na maioría de ocasions teñen un prezo moi parecido e, ao contrario dos privados, contan con moitos apoios da Xunta”.

XACOBEO. Pese a que el Año Santo está a la vuelta de la esquina, muchos empresarios temen no llegar a tiempo porque no saben si podrán aguantar los próximos meses, que se prevén muy duros. En este sentido, la ampliación del Xacobeo hasta el 2022 sería una solución con la que la mayoría concuerda pero que podría no ser suficiente. El sector del hospedaje reclama ayudas concretas que permitan mantener las empresas hasta que la llegada de turistas vuelva a activar la economía. Explican que, en el caso de que esto no ocurra, incluso podría darse la situación de que no hubiese camas suficientes para cubrir la demanda de todos los peregrinos que se esperan una vez se abra la Ruta al mercado internacional.

Cabe destacar que cerca del 75 por ciento de los peregrinos optan por pernoctar en los albergues y que los establecimientos públicos suponen un porcentaje muy bajo del total de camas disponibles. En base a estos datos, el sector pide que se les tenga en cuenta y que se ofrezcan garantías que permitan hacer frente al Año Santo.

24 may 2020 / 01:07
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito