Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
02:00
h

Balón de oxígeno para la hostelería de Santiago un mes después del cierre

Locales de la ciudad, como el Café Altamira, han comenzado a prepararse para dar la bienvenida a los clientes el próximo viernes

Dentro de cuatro días, el viernes 26 de febrero, se cumplirá un mes desde que la hostelería de la ciudad tuvo que cerrar sus puertas hasta nuevo aviso. En ese momento, solo tenía las terrazas en funcionamiento desde que a principios de enero se procedió a cerrar el interior de los locales. Desde aquella, la estampa que ha vivido la ciudad ha sido de más vacío que nunca: sin prácticamente otro ocio que paseos con las personas convivientes cuando la lluvia lo ha permitido, sin bares a los que ir, sin visitas de turistas y peregrinos, y sin estudiantes por las rúas.

El próximo viernes la estampa empezará a cambiar con la reapertura de la hostelería, a lo que el próximo lunes se sumará la presencia de más universitarios con la vuelta a las clases en las aulas. Ayer muchos de los hosteleros de la ciudad decidieron lanzarse a poner a punto sus locales para tener todo listo el viernes, como fue el caso de una de las trabajadoras del Café Altamira, en la rúa das Ameas, quien se afanaba en las tareas de limpieza. La reapertura, tal y como explicó ayer el portavoz de los hosteleros compostelanos, es un balón de oxígeno para un sector que sigue con el agua al cuello: “Se estás asfixiado e che dan un balón de osíxeno, é un alivio porque levamos tanto tempo que a situación é moi grave. Calquera apertura é algo, supón ter algo de liquidez cando as axudas son escasas”, apuntaba Sergio Fernández. De hecho, la mayor parte de los hosteleros tenía esperanzas de poder abrir hace ya más de una semana, cuando se acercaba el día 17 de febrero, plazo indicado por la Xunta para revisar las medidas vigentes.

La cara B está en las condiciones que trae consigo esta reapertura. El aforo en el interior será del 30 % y en las terrazas del 50 %, todo con horario reducido hasta las 18.00 horas. Y es precisamente el horario lo que más críticas despierta. “As condicións nas que se nos permite traballar non son as mellores. Unha cousa é poder traballar e outra que sexa viable. Nas circunstancias nas que estamos, e coa evolución actual da pandemia, pensamos que podería haber unha ampliación de horario. Esperemos que non se atrase moito porque, insistimos, non somos o problema”, reitera Sergio.

La reapertura del próximo viernes traerá consigo un control tecnológico de las entradas a los locales, o al menos así lo anunció el presidente de la Xunta hace ya una semana. En este sentido, el portavoz de los hosteleros compostelanos explicó que de momento no saben más detalles sobre cómo se realizará ese control exhaustivo, pero incidió en que “estamos abertos a todo tipo de cousa que axude a mitigar a incidencia e a controlar os gromos. No ocio nocturno implementamos un sistema similar, iso si, non somos policías”. Asimismo, recuerdan que la mascarilla debe permanecer puesta excepto en el momento de la consumición. Tal y como reconoció a este periódico hace unos días el responsable del bar La Tita, Carlos Suárez, este punto no siempre se cumple y son muchos los clientes que desoyen la advertencia de los camareros.

Al margen, la hostelería gallega ha convocado una nueva manifestación para mañana. Se realizará de forma simultánea en numerosos concellos gallegos, entre ellos en Compostela. La principal reclamación es un plan de rescate a largo plazo, con ayudas a tres años vista.

Bugallo
Prudencia: se empeora rápido

El alcalde de Compostela, Xosé Sánchez Bugallo, había reclamado durante los últimos días una relajación de las medidas que limitan la movilidad en este momento en la capital gallega. Ayer, en la rueda de prensa habitual de los lunes, puso el acento en la rápida bajada de casos en la ciudad: “Temos que valorar a enorme mellora, que coloca a Santiago por enriba da media de Galicia e mellor que a media española, pero mantendo a prudencia e a responsabilidade”, dijo el regidor.

Pese a todo, Bugallo volvió a realizar una llamada a la prudencia, ya que “costa moito baixar os datos e a experiencia demostra que poden empeorar a unha enorme rapidez. Polo tanto é moi importante que esta tendencia positiva se siga mantendo”. El número de casos activos, segundo explicó el alcalde, era ayer de 195 casos en la capita gallega; y la incidencia acumulada a 14 días ha bajado hasta los 157 casos activos por cada 100.000 habitantes. “Isto quere dicir que desde o 27 de xaneiro, cando se acadou un maior número de contaxiados, a reducción é aproximadamente dun 75%”, explicó Bugallo.

23 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.