Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
13:23
h
covid. Hosteleros del municipio pontevedrés afirman que hubo visitantes de fuera de Galicia // El regidor del pueblo coruñés pone el foco en los trabajadores TEXTO Ángela Precedo

El turismo: ¿fue realmente el causante de repuntes en O Grove y A Pobra?

Tras la Semana Santa, una vez más, ha cambiado el mapa de incidencia de Galicia y, como era previsible, esta vez el aumento de casos se ha dejado sentir más en las zonas de costa, donde la población gallega, debido al cierre perimetral vigente en la comunidad, decidió ir a pasar sus vacaciones. Con Baiona y Sanxenxo --municipios turísticos por excelencia-- con restricciones altas que no permitían comer en el interior de los locales ni disfrutar de ciertas actividades, hay dos concellos que se convirtieron en foco de todas las miradas: A Pobra do Caramiñal y, sobre todo, O Grove --donde la Policía tuvo que intensificar controles ante la elevada afluencia de visitantes en los festivos--. Y que, ahora, una semana después, siguen en máximas restricciones junto a Carballeda de Valdeorras.

¿Pero realmente ha sido el turismo el causante del aumento de casos en los municipios? Parece que eso no es del todo cierto. Pongámonos en situación. A Pobra, con 9.318 habitantes, ha diagnosticado 49 casos a 14 días, lo que supone una incidencia de 525 casos por cada cien mil habitantes. Por su parte, O Grove, con 10.518 vecinos, tiene una IA de 573 casos, con 61 casos notificados a dos semanas vista.

Ahora, será de nuevo la hostelería la que sufra las consecuencias de actitudes irresponsables, no siempre de gente que se desplaza a estas zona en busca de ocio, sino también de grandes celebraciones familiares y de personas que van a trabajar.

BROTES EN FAMILIAS ENTERAS EN O GROVE. “Aquí en O Grove se veía a bastante gente durante la Semana Santa, hubo bastante movimiento; de hecho, puedes averiguar el origen un poco por los acentos y me daba la impresión de que había gente de fuera de Galicia”, asegura Martín Mirazo, propietario de Carmencita, una cafetería que ofrece desde desayunos hasta cócteles y copas, abierta en noviembre de 2019.

Desde el inicio de su andadura en la hostelería, “prácticamente, no pudimos trabajar en condiciones normales, la verdad es que ha sido un año muy difícil, porque de repente empiezas con ganas, con fuerza y luego a las dos o tres semanas tienes que volver a cerrar... Es muy duro”.

El hostelero confiesa que “aquí en O Grove estuvimos cerrados desde finales de octubre hasta febrero, cuatro meses seguidos, me vine abajo y quise dejarlo todo”. Ahora, resignado por el cierre, solo espera que la cosa mejore con el aumento de la vacunación, ya que “yo esperaba que pudiésemos tener terraza como mínimo, como sucedió en Sanxenxo”.

Es consciente de que “seguramente” la llegada de visitantes haya provocado el aumento de los casos, pero, “de todos modos, lo que yo sé es que aquí la mayoría de casos han surgido en el seno de familias enteras que se han contagiado y están localizados”.

ESPERANZA PUESTA EN LA VACUNACIÓN. “Si mandamos satélites a Marte podemos confiar en la vacuna”, aseguraba en una entrevista concedida al diario Faro de Vigo esta semana el alcalde de O Grove, José Cacabelos, que aseguraba que en la zona los hosteleros ya están muy cansados de los continuos cierres y la única forma de evitar que los contagios suban es la vacunación.

A POBRA NO TUVO VISITANTES. Por el contrario, en el municipio de A Pobra, también costero y turístico, los hosteleros no identificaron tanto movimiento. “No hubo gente, solo vinieron a consumir los de aquí porque estuvo buen tiempo, pero nada, lo justito”, explica Francisco Javier Paz, propietario del Café Bar Alameda, ubicado en el centro del pueblo y muy transitado en tiempos normales, uno de los 70 locales con más visitantes.

“Con lo que tuvimos en esos cuatro días siguen sin dar los ingresos, no sé ni cómo vamos a hacer, y las ayudas... Todo de boquilla”, apunta, añadiendo que “tiramos de préstamos ICO para ir aguantando, no queda otra, pero ahora ya llega mucho, es demasiado tiempo así”.

Aunque entiende que el aumento de casos derive en la toma de mayores restricciones, “siempre nos toca a los mismos echar el cierre, y un poco sí se puede aguantar, pero ahora la gente ya se desespera”. Al ver subir los casos, también se esperaba nuevas restricciones, “pero ya cerrar de todo... Si por lo menos nos dejasen algo fuera, en la terraza, para poder pagar la luz y las facturas”. “Con la puerta cerrada, ni eso”, asegura.

El origen de los contagios no siempre está en la irresponsabilidad. Desde la Alcaldía del municipio, no comprenden el incremento de casos. “Al parecer el origen de los brotes podría estar, según plantea alguna hipótesis, en los desplazamientos entre ayuntamientos diferentes de trabajadores”, asegura el regidor municipal, Xosé Lois Piñeiro, a EL CORREO, desmintiendo la idea de que se deba al aumento de desplazamientos provocado por el turismo durante la Semana Santa. “Se especulaba con esta posibilidad, pero no tenemos evidencias de que esta haya sido la causa real”, indica.

11 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.