Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
09:35
h
En el Hospital Álvaro Cunqueiro se registran más contagiados, pero menos ingresos que en la pasada primavera// La situación no asusta por ahora a los sanitarios, que afrontan la segunda fase de la pandemia con mayor tranquilidad // El punto más crítico está en Atención Primaria TEXTO Maite Gimeno

Engrasada la maquinaria del HAC para afrontar las nuevas oleadas

Nada que ver con el horror de marzo, abril y hasta mayo. La nueva ola de infecciones por la covid-19, por ahora, no “asusta” a los profesionales del Hospital Álvaro Cunqueiro (HAC) de Vigo, el mayor de Galicia, porque les “pilla” con los “deberes hechos”, con la lección aprendida, y con el rodaje del sinfín de protocolos aplicados, tanto de atención a los pacientes como de autoprotección.

Engrasada la maquinaria que se desplegó en la primera ola para atender a una segunda onda, los sanitarios del área de Vigo advierten que ahora el punto negro se encuentra en los centros de atención primaria, con afección especial para enfermeras y auxiliares que, ante el sistema de atención telefónica de los médicos, aseguran que han visto aumentada de forma sustancial su carga de trabajo en atención directa a los pacientes.

Los facultativos del HAC explican que la diferencia sustancial entre la primera y la segunda oleada de contagiados por la covid-19 se centran en que aunque se registra un mayor número de personas afectadas por el virus, los ingresos, de momento, son inferiores a los certificados en primavera. “Los pacientes registran cuadros de menor gravedad y requieren de menor ingreso hospitalario”, explican las fuentes oficiales del Sergas consultadas.

MEDIOS El Complejo Hospitalario de Vigo mantiene intacto el despliegue de medios que puso en marcha hace cinco meses, sin haber reforzado el despliegue inicial.

Dividido el Hospital Álvaro Cunqueiro en velas, la 3D se mantiene dedicada en exclusiva a hospitalización para los enfermos de coronavirus. Esta cuenta con un total de 24 habitaciones, para atender a otros tantos casos con sospecha de la enfermedad como con ésta ya confirmada con la correspondiente prueba. De éstas, un total de 6 son de presión negativa con la finalidad de mantener aislados a los pacientes con diagnósticos confirmado.

Los recursos no se limitan a la vela 3D, ya que la 2B cuenta con 15 camas reservadas para afrontar una eventual situación en que se “disparen” los contagios. “Siempre quedan reservadas por si hubiera una necesidad” explica la portavoz del Sergas en el área de Vigo.

Desde el principio de la pandemia, el HAC cuenta con 39 camas en planta para afrontar las necesidades que afloren.

Los dos boxes de la Unidad de Cuidados Intensivos cuentan con un total de 30 puestos, con todo el equipamiento necesario para atender a otros tantos enfermos críticos. Además, de las 45 camas del servicio de reanimación se podrían utilizar 32 en caso de que sea necesario por una avalancha de infectados, por ser las que cuentan con respiradores y los equipos necesarios. Así, el HAC cuenta con 60 camas para ser destinadas a cuidados de críticos.

A todo estos se suma que en el área de hospitalización se ha completado un sistema de monitorización de todas los pacientes desde el control central de enfermería, con la finalidad de mantener en permanente control todas las constantes vitales de los ingresados, incluidos los electrocardiogramas.

Equipos de protección La delegada del Satse en el Chuvi, Malules Carbajo, explica que, a diferencia de marzo, la situación actual en el hospital no genera críticas entre el personal sanitario, porque cuentan con los equipos de protección suficientes, con una pequeña escasez de guantes. “El hospital está bien programado porque el ex gerente –actual conselleiro de Sanidade– lo había programado todo muy bien y sigue esa misma programación”, afirma, tras matizar que ahora no existe una incidencia alta en el área de Vigo. “Yo, que recorro las plantas covid no oigo quejas”, reconoce.

Malules Carbajo advierte que las quejas están centradas en estos momentos en primaria, con la enfermería sobrecargada de trabajo. “La situación en los centros de salud está fatal y, ahora nos encontramos en la campaña de las vacunas que agrava la situación”, detalla, al indicar que en un grupo de ambulatorios se ha reforzado la plantilla para afrontar la vacunación.

La auxiliar de enfermería y secretaria provincial el Sindicato de Técnicos de Enfermería, Josefina Freire Estrada, coincide con Carbajo, en que el personal está más tranquilo por contar con el material necesario, aunque señala que “aún no nos organizamos a la desescalada cuando ya tenemos que organizarnos para otra nueva oleada, aunque es cierto que ya se dispone de la estructura que se desplegó al principio”.

Defiende que en el HAC “hay más organización y medios”, aunque reivindica que “quedan cosas por hacer” y que algunas situaciones “se abordan sobre la marcha”.

Freire se suma a las críticas de la enfermería en torno a las deficiencias que se detectan en atención primaria. “No funcionó en la primera oleada, ni lo hace ahora”, se queja. “A pesar de ser uno de los servicios básicos para evitar que los pacientes acudan al hospital si no es necesario, no está ayudando”.

MÁS DE 200.000 pruebas pcr para toda galicia
18 oct 2020 / 20:29
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito