Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 enero 2021
02:25
h

Jácome y Lara Méndez temen el golpe a la economía

Reacciones. Las medidas impuestas por la Xunta para frenar la pandemia de COVID fueron recibidas ayer con división de opiniones entre los alcaldes gallegos. Desde Ourense, el regidor Gonzalo Pérez Jácome calificó de “golpe durísimo” el anuncio del Gobierno gallego, mientras que la primer edil lucense, la socialista Lara Méndez, reclamó a la Administración autonoómica ayudas para los sectores más afectados. En el caso de Ourense, en máximo riesgo, la hostelería solo podrá usar la terraza al 50%, mientras que en Lugo, aunque también volverá a perimetrarse, podrá emplearse también el interior de los locales hasta el 30% del aforo. Tras tener conocimiento de estas decisiones, Méndez felicitó a los ciudadanos de Lugo por su “buen comportamiento”, ya que la de las Murallas es una de las tres urbes gallegas que queda en nivel de restricciones medio-alto. No obstante insistió en que conviene no bajar la guardia para “buscar la tendencia a la baja en las cifras”. Por su parte, Gonzalo Pérez Jácome, lamentó “muchísimo” que la Xunta se “haya visto obligada a tomar” estas decisiones, que “no” cuestiona, pero suponen “un golpe durísimo para toda la economía y para toda la sociedad” ourensana.

14 ene 2021 / 00:02
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito