Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 15 agosto 2022
20:13
h
Senén Barro da ejemplos de su importancia. La primera alerta de la existencia del mal en Wuhan la dió una empresa canadiense que trabaja con esta tecnología. Una firma gallega salida del CiTIUS puede ayudar en la desescalada TEXTO Charo Barba

La Inteligencia Artificial, una gran aliada contra el covid-19

“también se trabaja desde santiago”

Asegura el catedrático del área de Ciencias da Computación e Intelixencia Artificial de la Universidade de Santiago que también se trabaja en este sentido desde Santiago, más concretamente desde el CiTIUS (Centro Singular de Investigación en Tecnoloxías Intelixentes) de la USC, del que es su director científico.

En España, en este momento, hay una serie de grupos que están trabajando en la posibilidad de hacer un diagnóstico de covid-19 sobre radiografías de tórax. “En el CiTIUS hay investigadores entre esos múltiples equipos españoles que están iniciando este trabajo. Hay otros grupos en el mundo, no me consta en España, que ya tienen algún resultado en este sentido”.

El caso de estas radiografías de tórxas, que sería un diagnóstico por imagen, se aprecia que en cierto tipo de pacientes, sobre todo los que están más graves, tienen en la radiografía un perfil, unas características que pueden ser singulares respecto de otro tipo de patologías pulmonares.

El estudio es incipiente, pero asegura que en China hay una empresa que trabaja no con radiografías, pero sí sobre tomografía computarizada (TC), que ya aplica un análisis de diagnóstico covid con muy buenos resultados. “Según parece ya llevan analizados miles y miles de casos”, asegura Barro.

El catedrático manifiesta que hay otras iniciativas diagnósticas, como una app para el móvil que reconoce, en este caso por sonido, si una tos es de de una persona potencial o supuestamente infectada.

No hay duda de que las tecnologías inteligentes son buenas compañeras de viaje, no sólo para luchar contra el covid-19 sino para prácticamente cualquier cosa. Las tenemos con nosotros y las utilizamos continuamente sin apenas darnos cuenta. Los teléfonos móviles, imprescindibles para la mayor parte de habitantes del planeta, no son más que depósitos de Inteligencia Artificial (IA) a la que acudimos muchas veces sin saberlo.

El catedrático Senén Barro asegura que hay muchos proyectos en marcha y aplicaciones de Inteligen-cia Artificial para luchar contra el coronavirus por ser una tecnología transversal.

Y explica que una de las tecnologías que más utilidad tiene y más se desarrolla es la que se llama procesado de lenguaje natural, a través de la que las máquinas analizan un texto o un audio desde el punto de vista de la comprensión del lenguaje. “No llega al nivel de la comprensión como la de los seres humanos, pero sí que puede analizar y extraer mucha información de utilidad”.

Y pone el ejemplo de que fue una empresa canadiense que aplica esta tecnología la que dio la primera alerta en el mundo a sus clientes de unas “neumonías raras (en aquel momento lógicamente no se le había dado nombre) en Wuhan (el epicentro de la pandemia)”. La alerta fue emitida el 30 de diciembre de 2019 y no fue hasta el día siguiente cuando los dos primeros casos son reportados a la OMS, pero el virus es aún desconocido. Las autoridades chinas de salud dicen que los casos ocurren entre el 12 y el 29 de diciembre.

BlueDot, que así se llama la compañía, está especializada en detectar brotes de enfermedades que pueden ser nuevas u otras que ya se conocen pero que de pronto aparece un brote. A sus clientes, que son grandes corporaciones, estados u organismos multilaterales, les interesa saber cuanto antes cuándo puede haber un foco que puede traer, de no ser atajado, consecuencias negativas para la población, tanto económicas como sociales.

GEOLOCALIZACIÓN El director del CiTIUS da otro ejemplo especialmente atractivo basado en la localización y que ya está plenamente desarrollado por una empresa gallega, que es una spin-off salida del centro de investigación de la USC. Se trata de Situm, que dispone de tecnología para localizar personas o dispositivos a través de los teléfonos móviles en interiores, donde no entra la señal de los satélites.

Su aplicación permite que cualquier móvil, en interiores, esté localizado con una precisión de entre 1 y 5 metros dependiendo de las condiciones del entorno.

¿Cuál es su utilidad en estos momentos excepcionales? Al empezar la llamada desescalada, los edificios tendrán que ser usados, durante mucho tiempo, en unas condiciones distintas a cómo los usábamos. Es decir, habrá que mantener una distancia física, respetar un aforo...

La tecnología de Situm permite que en una empresa los trabajadores o visitantes sean avisados si una sala supera el aforo si se entra, o que advierta si se invade por distancia el perímetro de seguridad de otra persona o al revés. También te puede guiar por las zonas menos transitadas; o si das positivo, al notificarlo, se puede trazar el rastro de donde estuviste en los días previos y proceder a una desinfección localizada. “Las posibilidades de aplicación son infnitas”, asegura Barro.

28 abr 2020 / 10:22
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito