Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 29 noviembre 2020
01:00
h

“Los gestores fuimos el segundo colectivo con más trabajo tras los sanitarios en la crisis covid”

Entre el 13 de marzo y el 1 de junio se paralizó todo el procedimiento administrativo y se acumuló en el verano

“Los gestores hemos sido el segundo colectivo con más carga de trabajo durante esta crisis, después de los sanitarios nos tocó a nosotros”, asegura la vicepresidenta del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Galicia (GadeGalicia), Rosa López Río, que explicó que, “en un momento en que los Ministerios estaban paralizados, nosotros tuvimos que hacer de intermediarios entre la Administración y los administrados”.

Para ellos la lucha contra el covid desde el punto de vista administrativo también se volvió una verdadera pesadilla. “Te puedes imaginar qué supuso para nosotros el que en un momento en que salen los préstamos ICO, las subvenciones y las ayudas de la prestación por cese de actividad de los autónomos, nosotros tenemos que tramitar todo lo de los ciudadanos y empresas”, advierte Rosa, que incide en que por esta razón, “desde marzo hasta ahora, evidentemente, nuestro trabajo se ha multiplicado y dificultado”.

A la sobrecarga de trabajo que se acumuló sobre el ya existente, se sumó la sobrecarga a nivel psicológico, por “trabajar en situación de mucha inseguridad”. En este sentido, Rosa apunta que “no nos daba tiempo a informarnos”. “Tú, normalmente, cuando sale una norma, la lees y la relees e intercambias opiniones con los compañeros, es decir, la estudias bien para ver sus ‘peros’, sus ‘pros’ y sus ‘contras’ antes de tener que asesorar a un cliente sobre ella”, explica la vicepresidenta del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Galicia.

ESTUDIAR SOBRE LA MARCHA. Sin embargo, desde marzo hasta mediados de julio, “todo era aquí te pillo aquí te mato”, o sea, “hoy salía la ley y mañana ya había que aplicarla, así que tuvimos mucha inseguridad en ese aspecto”. Con todo, aplaude “la flexibilidad de la Administración, poniendo mucho de su parte y siendo comprensivos”. Y es que no había más remedio que arrimar el codo, pues Hacienda no dejó nada para otro momento. Así, Rosa incide en que “el vencimiento del primer trimestre se realizó en el mes de abril y Hacienda no alteró las fechas para presentar las declaraciones de la renta que debían realizarse entre mayo y junio; aunque sí aplazó sus pagos, las declaraciones hubo que presentarlas igual”.

Asimismo, al igual que sucedió en el caso del colectivo médico, los gestores actuaron también como psicólogos de sus clientes. “Tenían muchas dudas, estaban muy preocupados por la evolución de la situación y, dentro de nuestro trabajo, además de proporcionarle soluciones, estaba animarles y quitarles de dudas, lo que también supuso para nosotros un esfuerzo importante”.

INSEGURIDAD DE LOS EMPRESARIOS. “Las empresas tenían en principio, y aún a día de hoy, mucha inseguridad, porque desconocían qué podían hacer y qué no con sus trabajadores, pues estaban saliendo reales decretos casi a diario, incluso algún día a las 23.00 horas de la noche”, recuerda Rosa, que añade que fue un suplicio “informarlas a todas de una actualidad cambiante cada 15 días respecto a normas, ERTEs, condiciones...”.

Como gestorías, tuvieron que tramitar el desempleo de todos los trabajadores en ERTE de sus empresas clientes. “Ese era un tema que antes los trabajadores hacían personalmente, desplazándose a las oficinas del SEPE para tramitar su cobro por desempleo, pero al estar cerradas, tuvimos que tramitarlas nosotros en representación de las empresas”, indica la vicepresidenta del GadeGalicia.

En junio se retomaron de golpe los procesos administrativos

Santiago. “Estuvimos absolutamente sobrecargados de trabajo en los meses de junio, julio y agosto, porque cuando la administración vuelve a abrir los procedimientos todas las multas entran juntas a partir del 1 de junio”, explica Chelo Quintáns, del despacho Gestión y Multas Santiaguesa (Gemusa), cuyos principales clientes son las empresas de transportes, aunque también particulares.

Hasta junio, apunta que “todo estuvo paralizado, de manera que ni te mandaban denuncias ni tú las podías presentar tampoco”.

Con todo, incide en que “no es que aumentase el número de multas impuestas con respecto a otros años, sino que se acumularon tantas que luego nos generó una importante carga de golpe”.

Además, afirma que “el hecho de que la mayoría se notificasen a empresas a través de sedes electrónicas fue también una locura”. Y es que en la actualidad, en contra de lo que podamos pensar, todavía hay mucha población que no se maneja con estas plataformas digitales.

“Al estar todo parado les surgían muchas dudas a los clientes que no podían resolver en la Administración, porque además, en caso de solicitar citas previas, se las daban para dentro de mucho tiempo, tiempo que no tenían porque debían resolver su incidencia en un plazo menor, así que todo eso nos llegaba directamente a nosotros”, asevera la profesional. Ahora se ha recuperado la normalidad.

¿cómo se tramita un erte?

··· Hay muchos tipos de ERTE. Los realizados en el mes de marzo se llevaron a cabo solicitando a la autoridad laboral la situación de fuerza mayor, porque las empresas debían cerrar para cumplir con la normativa. Así, se presentaba un informe con todos los trabajadores que entrarían en ERTE.

··· Posteriormente, había que solicitar el paro para esos trabajadores en el SEPE, con sus datos bancarios.

··· Finalmente, había que comunicárselo a la Seguridad Social, que exonera de cuotas a las empresas en ERTE.

22 nov 2020 / 19:52
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito